Sacerdotes brasileños en Tierra Santa

Una peregrinación muy particular se llevó a cabo en los últimos días en Tierra Santa. Tres días después de estar en Roma con ocasión de la clausura del año sacerdotal, 400 sacerdotes brasileños llegaron como peregrinos a la Tierra de Jesús. Se trata de una de las peregrinaciones más numerosas de sacerdotes de Brasil.
Es grande la distancia entre el continente Sudamericano y Asia … son pocas las cosas en la mochila, pero hay mucho entusiasmo, alegría y oración.
El padre Roberto está completando sus 10 años de sacerdocio … y esta manera tan especial de celebrar su aniversario cambiará para siempre su ministerio.

“Para mí ha sido un renacer en mi vocación, en mi vida … Continuar aquello que la Iglesia me pide cada día. Para mí es una alegría caminar donde Jesús caminó, … que significa ser otro Cristo allá donde vivo, en mis parroquias, en mi diócesis”.

Cada grupo de 50 sacerdotes visita los santuarios, después se reunen todos para la celebración eucarística. La primer Misa celebrada juntos en Jerusalén fue en la Basílica del Getsemaní, el lugar de la agonía de Jesús, un sitio lleno de significado, sobretodo para los sacerdotes que visitan Tierra Santa por primera vez.
Cada día una nueva oportunidad. Un día completo por las calles de Jerusalén, comenzando por la Iglesia de Santa Ana y después, las calles del mercado árabe, sobre el camino de la Vía Dolorosa, hasta la meta final, el Santo Sepulcro. La mañana termina con la Misa en la parroquia franciscana de San Salvador. Días intensos también en la peregrinación a los Santuarios de Galilea.
En Brasil, país con 193 millones de habitantes, hay 18 mil sacerdotes, 1 por cada 10 mil habitantes. Un pequeño número para un enorme trabajo pastoral, pero el entusiasmo de estos sacerdotes brasileños muestra una Iglesia viva y con un fuerte ardor misionero.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37592 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).