La laicidad del Estado contra la discriminación religiosa

En los países islámicos, donde la cuestión entre los cristianos y musulmanes se juega a menudo en el campo de la justicia social y de los derechos humanos fundamentales, la libertad religiosa y la educación están estrechamente ligadas a la cuestión de la laicidad del Estado.

“La educación entre la fe y la cultura” fue uno de los temas principales que sobresalió durante el encuentro anual del Comité Científico de la Fundación Oasis, que se llevó a cabo del 21 al 22 junio en Jounieh, Líbano.

En Indonesia, por ejemplo, no obstante la guerra civil que estalló entre 1999 y 2002 en las Molucas y  la región de Poso, causando casi 10 000 muertos, las relaciones positivas entre cristianos y musulmanes no han disminuido, sino que se han reforzado.

Esto se debe a que la islamización de Indonesia en los últimos 30 años no ha sido la continuación del nacimiento de un Islam político, y la mayoría de los musulmanes – que representan el 87% del país – considera que el Estado no debe imponer ningún tipo de práctica religiosa .

Por otra parte, este movimiento ha provocado el aislamiento de los grupos extremistas, tal como afirma el padre Franz Magnis-Suseno, jesuita indonesio, de origen alemán, que vive en Indonesia desde hace casi 50 años.

Padre Magnis-Suseno: “Hemos tenido en Indonesia varios ataques terroristas que llevaron a a la mayoría del Islam a estar en contra de los fundamentalistas, por lo que nuestras relaciones con la mayoría del Islam son más cercanas, debido al terrorismo, y ellos están ahora aislados en la sociedad indonesa”.

Padre Magnis-Suseno: “Yo soy moderadamente optimista respecto al desarrollo de Indonesia. Se sabe que Indonesia es ahora una democracia desde hace 12 años. Todavía tenemos muchas debilidades, pero me siento optimista de que la libertad religiosa, la apertura y la buena actitud positiva general vencerá algún día en el futuro, en Indonesia”.

En Pakistan, en cambio, donde el derecho se basa en la sharia, es decir, en la ley islámica, los cristianos que representan el 1, 6% de la población, son considerados ciudadanos de segunda clase,  porque son vistos como representantes de los países occidentales, involucrados en los conflictos del Oriente  Medio .

El gobierno del país permanece atrincherado tras las excusas de la guerra al terrorismo y la identidad islámica se opone a la abolición de normas que discriminan a los no musulmanes como la llamada ley sobre la blasfemia que prevee la cárcel e incluso la pena capital para todos aquellos que insulten o profanen el Corán o el nombre del profeta Mahoma.

Esta norma se ha convertido, de hecho, en una fuente de continuas violencias y daños a cristianos y fieles de otras religiones, sobre la base, a menudo, de falsas acusaciones o motivadas por intereses parciales, como explica Francis Mehboob, director del Christian Study Centre en Rawalpindi y de la Asociación de Prensa Católica de Pakistán.

“La ley sobre la blasfemia ha sido empleada mal por muchos años y hasta ahora han sido registrados más de 15.000 casos sobre el tema y el castigo es la muerte. Si a alguien se le culpa de blasfemia, cualquiera lo o la puede matar y nosotros estamos totalmente en contra de este sistema y esta ley y queremos la revocación total de esta ley, pero el Parlamento no cuenta con ningún recurso”.

En 2009 en Pakistán numerosas familias cristianas, acusadas de blasfemia, fueron objeto de persecuciones y fueron obligadas a huir de sus casas, mientras en Gojra, en Punjab oriental, una masa de personas enardecidas prendió fuego a diversos edificios y algunas personas fueron quemadas vivas. Su única culpa fue la de ser cristianos.

“Los cristianos siempre han estado a favor del Estado. Han asistido en la educación, en el sector médico pero después de este extremismo, estamos sufriendo mucho. En 1998 el pueblo de Shanti Nagar fue quemado y el año pasado en el incidente de Gojra 7 personas vivas fueron lanzadas al fuego y quemadas…y esto es muy triste”.

http://www.oasiscenter.eu

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39235 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).