El cardenal Rouco considera al Papa Benedicto XVI como un verdadero don de Dios a la Iglesia


El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Antonio María Rouco Varela, presidió ayer una Solemne Misa con motivo de la celebración del Día del Papa en la catedral de la Almudena. La ceremonia estuvo concelebrada por el Nuncio de Su Santidad en España, monseñor Renzo Fratini, y el Nuncio en Gran Bretaña, el español Mons. Fasutino Sáinz Muñoz.
En su homilía, el cardenal Rouco destacó que este Día del Papa -domingo más próximo a san Pedro- es “para orar por él y mantener los vínculos” que unen a los cristianos con el Sumo Pontífice: obediencia, afecto filial y comunión. “Habilidades –dijo el cardenal- que tienen que ver con la caridad de la Iglesia”.
Sin embargo, alertó de “acontecimientos internos en la vida de la Iglesia” que, en algunos casos, “han hecho oscurecer esa verdad” y han sembrado dudas en los fieles, comunidades y diferentes ámbitos de la enseñanza de la Iglesia.
Se refirió, también, a la actualidad y comentó que “vivimos con mucho dramatismo la situación exterior en estos últimos días y meses, una especie de duda, vacilación o cuestionamiento del ministerio del Papa, que ha venido arrastrándose con intermitencias sucesivas”. Pero, a su juicio, han sido motivos suficientes para reforzar los vínculos de comunión con el Papa y afirmó que “él y su ministerio no pertenece a la pura dimensión humana de la Iglesia”. “Pedro es hoy Benedicto XVI”, manifestó y agregó: “Sin Pedro, la Iglesia pierde su unidad, su libertad y, al final, pierde una gran porción de su capacidad de ser instrumento sacramentalmente configurado de la presencia del Señor para la salvación del mundo”.
En este sentido, destacó que “Pedro fue mártir”, pero que también lo es en los siglos XIX y XX porque “aunque no han matado a ningún Papa, poco les ha faltado” y recordó el atentado que sufrió Juan Pablo II en 1983, del que afortunadamente, salió ileso. Pero, también, ha sufrido “dolor, calumnias, campañas e incomprensión”.
Para el cardenal de Madrid, “tenemos que renovar en la conciencia de la Iglesia en España lo que significa Pedro frente a las dudas y vacilaciones” y recordó la función de Pedro hoy, de la que “tenemos que dar gracias al Señor, por su ministerio y oficio, que es sacramental”. “Es –añadió- un don del Señor, un privilegio”.
Finalmente, pidió por Benedicto XVI “con todo corazón, alma y fuerzas, para confirmar y profesar a la luz de la fe nuestra fidelidad a él” y reclamó seguir ayudándole con nuestra aportación económica “para que pueda cumplir con la misión de Pastor de la Iglesia universal, tan eficaz y que tanto reclama el mundo”.
Por otro lado, aplaudió la iniciativa de un grupo de españoles del ámbito cultural, social y público que han querido dar la bienvenida al Papa en estas semanas anteriores a su visita en noviembre a España. “Creo que es una hermosa iniciativa, digna de los católicos españoles que saben lo que significa para España la iglesia, la profesión de fe y su unión con el Romano Pontífice”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).