Diplomáticos de América Latina a favor de los derechos humanos

En el contexto histórico actual, caracterizado cada vez más por la precariedad de los equilibrios internacionales, se asiste al declive del uso de la fuerza militar en la gestión de las crisis políticas y al descubrimiento de la importancia del “soft-power”. No es, por lo tanto, una casualidad que muchos países miren a la Iglesia católica y su papel determinante en el ámbito religioso, diplomático y humanitario para la resolución pacífica de los conflicos. Por esta razón en 2007 fue creado un curso para diplomáticos dedicado a la Iglesia católica y a la política internacional de la Santa Sede, organizado por la Fundación “La Gregoriana” y por el Instituto Internacional Jacques Maritain. La última edición del curso se llevó a cabo del 10 al 22 de mayo pasado, primero en Roma y después en Turín, e interesó a un grupo seleccionado de alumnos de carrera diplomática, invitados a través del Ministerio de Asuntos Exteriores de 23 países de América Latina. La Fundación “La Gregoriana” nació en 2003 en Roma para promover y apoyar las misiones propias de la Pontificia Universidad Gregoriana, del Pontificio Instituto Bíblico y del Pontificio Instituto Oriental. Entre los principales ámbitos de interés y de compromiso de la Fundación se encuentran la comunicación de la fe y la formación teológica, la justicia social y los valores humanos y éticos, y finalmente, el diálogo genuino con los creyentes de otras religiones.

El Instituto Internacional Jacques Maritain es, en cambio, una asociación cultural sin fin de lucro, nacida en 1974 por iniciativa de un grupo internacional de representantes del mundo cultural, artístico, académico, eclesiástico y político, que traían a la memoria la inspiración personalista del filósofo católico francés. Las dos semanas del curso previeron lecciones frontales seguidas por discusiones libres, talleres, visitas a organismos e instituciones de particular interés, pero también encuentros con personalidades del mundo católico y visitas guiadas a lugares de interés artístico y cultural.

“Uno de los objetivos estructurales del curso es ofrecer a los diplomáticos de países de diversas regiones del mundo un conocimiento de la acción política, cultural y social de la Iglesia y dentro de la misma introducir la acción de la Santa Sede como organización internacional, es decir, de la diplomacia pontificia y de la acción política de todas las embajadas acreditadas ante la Santa Sede».
Las ediciones anteriores al curso habían involucrado a diplomáticos del Mediterráneo y los países de Oriente Medio, además de países africanos y asiáticos.
“Toda la transformación entre la edad y el rango de los diplomáticos y las culturas de pertenencia: desde personas que tenían necesidad de un abc sobre la Iglesia católica y el mundo cristiano hasta países que son profundamente cristianos, culturalmente”.
El curso incluía, además, un seguimiento para los participantes.

“Sobre todo mantenemos una base de datos sobre el desarrollo de sus carreras, qué hacen hoy y cómo el curso les ha permitido acceder a ciertos lugares, a ciertos puestos y a ciertas asesorías”.

Frente a los desiertos humanos de la post modernidad y a sociedades, a menudo, en búsqueda de sentido, el objetivo del curso es también hacer comprender la vocación de la Iglesia católica a favor de la defensa de los valores de la persona en el ámbito político.

“El significado del documento político del Concilio Vaticano II, Gaudium et Spes, se basa en esta idea de la relación entre fe, justicia y paz. Es decir, la fe no puede permanecer solamente como un emblema o algo personal sino que debe traducirse en una acción de justicia y, por lo tanto, a favor de la paz”.
Aunque se le da valor al papel de la estabilización del sistema político mundial de la Iglesia, el curso no descuida la dimensión vertical, es decir, el anuncio de la Salvación. 

“Yo creo que en las diferentes comunicaciones regresa el tema de que la Iglesia tiene una identidad propia, una característica que es anuncio sobrenatural de Salvación, pero no solamente en el otro mundo – como decíamos de la diplomacia que se puede crear en este contexto – es algo muy encarnado. Y entonces, a partir de algunas temáticas que son comunes, como decíamos la paz, la educación y la asistencia en las áreas de gran necesidad, surgen las motivaciones de fondo. ¿Por qué la Iglesia opera a este nivel? No es por una cuestión de poder, no es por una cuestión de interés económico inmediato, no se pueden olvidar todas estas realidades porque están en el mundo en el que nos encontramos, pero la misión de la Iglesia es una misión trascendente y esto, creo que incluso personas muy distintas en sus tradiciones no sólo aceptan sino casi desean que sea reformulado. Nuestra misión no mira únicamente las conversiones o incluso la educación estricamente religiosa, pero está presente”.

http://www.fondazionelagregoriana.it/

http://www.maritain.org/

En el contexto histórico actual, caracterizado cada vez más por la precariedad de los equilibrios internacionales, se asiste al declive del uso de la fuerza militar en la gestión de las crisis políticas y al descubrimiento de la importancia del “soft-power”. No es, por lo tanto, una casualidad que muchos países miren a la Iglesia católica y su papel determinante en el ámbito religioso, diplomático y humanitario para la resolución pacífica de los conflicos. Por esta razón en 2007 fue creado un curso para diplomáticos dedicado a la Iglesia católica y a la política internacional de la Santa Sede, organizado por la Fundación “La Gregoriana” y por el Instituto Internacional Jacques Maritain. La última edición del curso se llevó a cabo del 10 al 22 de mayo pasado, primero en Roma y después en Turín, e interesó a un grupo seleccionado de alumnos de carrera diplomática, invitados a través del Ministerio de Asuntos Exteriores de 23 países de América Latina. La Fundación “La Gregoriana” nació en 2003 en Roma para promover y apoyar las misiones propias de la Pontificia Universidad Gregoriana, del Pontificio Instituto Bíblico y del Pontificio Instituto Oriental. Entre los principales ámbitos de interés y de compromiso de la Fundación se encuentran la comunicación de la fe y la formación teológica, la justicia social y los valores humanos y éticos, y finalmente, el diálogo genuino con los creyentes de otras religiones.

 

El Instituto Internacional Jacques Maritain es, en cambio, una asociación cultural sin fin de lucro, nacida en 1974 por iniciativa de un grupo internacional de representantes del mundo cultural, artístico, académico, eclesiástico y político, que traían a la memoria la inspiración personalista del filósofo católico francés. Las dos semanas del curso previeron lecciones frontales seguidas por discusiones libres, talleres, visitas a organismos e instituciones de particular interés, pero también encuentros con personalidades del mundo católico y visitas guiadas a lugares de interés artístico y cultural.

“Uno de los objetivos estructurales del curso es ofrecer a los diplomáticos de países de diversas regiones del mundo un conocimiento de la acción política, cultural y social de la Iglesia y dentro de la misma introducir la acción de la Santa Sede como organización internacional, es decir, de la diplomacia pontificia y de la acción política de todas las embajadas acreditadas ante la Santa Sede».

Las ediciones anteriores al curso habían involucrado a diplomáticos del Mediterráneo y los países de Oriente Medio, además de países africanos y asiáticos.

“Toda la transformación entre la edad y el rango de los diplomáticos y las culturas de pertenencia: desde personas que tenían necesidad de un abc sobre la Iglesia católica y el mundo cristiano hasta países que son profundamente cristianos, culturalmente”.

El curso incluía, además, un seguimiento para los participantes.

“Sobre todo mantenemos una base de datos sobre el desarrollo de sus carreras, qué hacen hoy y cómo el curso les ha permitido acceder a ciertos lugares, a ciertos puestos y a ciertas asesorías”.

Frente a los desiertos humanos de la post modernidad y a sociedades, a menudo, en búsqueda de sentido, el objetivo del curso es también hacer comprender la vocación de la Iglesia católica a favor de la defensa de los valores de la persona en el ámbito político.

“El significado del documento político del Concilio Vaticano II, Gaudium et Spes, se basa en esta idea de la relación entre fe, justicia y paz. Es decir, la fe no puede permanecer solamente como un emblema o algo personal sino que debe traducirse en una acción de justicia y, por lo tanto, a favor de la paz”.

Aunque se le da valor al papel de la estabilización del sistema político mundial de la Iglesia, el curso no descuida la dimensión vertical, es decir, el anuncio de la Salvación. 

“Yo creo que en las diferentes comunicaciones regresa el tema de que la Iglesia tiene una identidad propia, una característica que es anuncio sobrenatural de Salvación, pero no solamente en el otro mundo – como decíamos de la diplomacia que se puede crear en este contexto – es algo muy encarnado. Y entonces, a partir de algunas temáticas que son comunes, como decíamos la paz, la educación y la asistencia en las áreas de gran necesidad, surgen las motivaciones de fondo. ¿Por qué la Iglesia opera a este nivel? No es por una cuestión de poder, no es por una cuestión de interés económico inmediato, no se pueden olvidar todas estas realidades porque están en el mundo en el que nos encontramos, pero la misión de la Iglesia es una misión trascendente y esto, creo que incluso personas muy distintas en sus tradiciones no sólo aceptan sino casi desean que sea reformulado. Nuestra misión no mira únicamente las conversiones o incluso la educación estricamente religiosa, pero está presente”.

http://www.fondazionelagregoriana.it/

http://www.maritain.org/

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39285 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).