Benedicto XVI advierte que cuando se niega la ley natural se abre el camino al relativismo ético y al totalitarismo


De nuevo en la Audiencia General de ayer miércoles en la plaza de San Pedro, el Papa ha proseguido hablando de los grandes teólogos de la Edad Media, según informa Radiop Vaticano. Y ha vuelto a centrar por segunda vez su catequesis en el gran santo teólogo, Santo Tomás de Aquino, llamado Doctor Angelicus, por sus virtudes, su pensamiento sublime y la pureza de la vida que llevó. Para este eminente teólogo, “la verdad – ha dicho el Papa – es accesible a la razón humana”. Igual que la fe, la razón deriva del único manantial de toda verdad: el Logos divino. Pero mientras la razón acoge una verdad en razón de su evidencia intrínseca, la fe acepta la verdad sobre la base de la autoridad de la Palabra de Dios.
La razón puede ofrecer un triple servicio a la fe: demostrar sus fundamentos; explicar sus verdades, y rechazar las objeciones contra ella. Santo Tomás afirma que el lenguaje religioso tiene un sentido como la flecha que se dirige hacia la realidad notificada. Por otra parte, la gracia divina no anula, sino que supone y perfecciona la naturaleza humana, mostrando así la armonía entre razón y fe. Basada en la ley del Espíritu Santo, la teología moral de Tomás de Aquino es muy actual” ha subrayado el Santo Padre.

Luego, en otro momento, el Pontífice ha afirmado que “urge para el desarrollo de una sana democracia redescubrir la existencia de verdades naturales, que ningún individuo, que ninguna mayoría y ningún Estado nunca podrán negar o destruir sino promover y reconocer”. Benedicto XVI ha señalado al respecto que la doctrina para el reconocimiento de la inviolabilidad de los derechos de la persona ha sido elaborada en ambientes que han heredado la visión de Santo Tomás.

Todos los hombres están llamados a reconocer las exigencias de la naturaleza humana inscritas en la ley natural y a inspirarse en ella para formular leyes positivas que rijan la vida en la sociedad. Si se niega la ley natural se abre el camino al relativismo ético y al totalitarismo. La profundidad del pensamiento de Santo Tomas proviene de su fe viva. Podemos rezar nosotros como hacía él, ha dicho el Papa: “Dame, Señor mi Dios, una voluntad que te busque, una sabiduría que te encuentre, una vida que te agrade, una perseverancia que te espere con confianza, y una confianza que finalmente llegue a poseerte”.
Este ha sido el resumen que de su catequesis ha hecho en español Benedicto XVI para los fieles de nuestra lengua presentes en la Plaza de San Pedro:

Queridos hermanos y hermanas:
Hoy quisiera continuar con la presentación de santo Tomás de Aquino, un teólogo de tanta valía, que el estudio de sus escritos fue recomendado especialmente por el Concilio Vaticano II. Ya antes, el Papa León Trece, gran promotor del tomismo, lo declaró patrón de las escuelas y universidades católicas. Su doctrina destaca no sólo por el contenido, sino también por la metodología que emplea. Se trata del esfuerzo por discernir la inteligibilidad y coherencia de las verdades de la fe cristiana con el auxilio de la razón humana, iluminada siempre por la fe. La profundidad del pensamiento de Tomás de Aquino brota de su fe viva y de su piedad ferviente, que expresó en plegarias elocuentes, como aquella en la que pide a Dios: “Concédeme, te ruego, una voluntad que te busque, una sabiduría que te encuentre, una vida que te agrade, una perseverancia que te aguarde con confianza y una confianza que al final logre poseerte”.
Saludo con afecto a los grupos de lengua española, en particular a los peregrinos de la Arquidiócesis de Bogotá, así como a los venidos de España, Nicaragua, Costa Rica, México y otros países latinoamericanos. Os invito a pedir a Dios por los que cultivan las ciencias sagradas para que, tras las huellas de Santo Tomás de Aquino, las estudien con constancia y las enseñen con fidelidad, imitando también el ejemplo de su vida santa. Muchas gracias.
Al saludar en diversas lenguas, dirigiéndose a los peregrinos polacos, el Obispo de Roma les ha recordado que mañana se venera la memoria de San Alberto Chmielowski. “Recordando su entrega a los pobres, a los sin techo, a los enfermos incurables – ha dicho textualmente – abramos como él nuestros corazones a las necesidades de nuestros hermanos más necesitados. Aprendamos de él ‘a ser buenos como el pan’. Imitémoslo en el tender a la santidad”.
Hablando en eslovaco, el Pontífice ha saludado de modo particular a los peregrinos procedentes de la parroquia de Veľký Lapáš y de la Escuela František Hanák de los Padres Escolapios de Prievidza. A todos ellos, les ha recordado, que en este período se realizan en Eslovaquia diversas ordenaciones sacerdotales. Por esta razón, les ha invitado a dar gracias al Señor por este don de nuevos sacerdotes, y a orar por ellos para que sean ministros según el Corazón de Jesús, mientras ha bendecido de corazón a los presentes y a los nuevos presbíteros.
Hablando en croata el Papa ha saludado de modo especial a los peregrinos procedentes de la parroquia de San Miguel de Drinovci en Bosnia Herzegovina. Y les ha pedido que alimentados por los misterios de la fe cerca de las tumbas de los apóstoles, buscad lo que viene del Espíritu de Dios para que vuestro tiempo, en la fatiga y en el descanso, esté siempre orientado a la gloria de Dios.
Por último, al saludar a los grupos de peregrinos italianos, el Santo Padre ha saludado a los sacerdotes recién ordenados de la diócesis de Brescia, a quienes les ha asegurado su oración a fin de que su ministerio sea fecundo de frutos preciosos.
También ha saludado, entre otros, al grupo de los Frailes Menores Conventuales procedentes de África que viajaron a Roma para participar en el Curso de Formación Permanente. Y les ha deseo que el ejemplo del Pobrecillo de Asís los conduzca a conformarse cada vez más a Cristo Señor.
Dirigiéndose, como es costumbre, sus saludos finales a los jóvenes, enfermos y recién casados que esta mañana han participado en la audiencia general, el Papa ha pedido a los jóvenes que tomen siempre de Cristo, presente en la Eucaristía el alimento espiritual necesario para avanzar en el camino de la santidad. A los queridos enfermos les ha deseado que Cristo sea su apoyo y consuelo en la prueba y el sufrimiento; mientras a los recién casados les ha manifestado su deseo de que el sacramento que los ha enraizado en Cristo sea la fuente que alimente su amor cotidiano.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).