Papa: “La verdad es accesible a la razón humana”

“Todos los hombres, creyentes y no creyentes, están llamados a reconocer las exigencias de la naturaleza humana expresadas en la ley natural y a inspirarse en ella en la formulación de las leyes positivas, es decir, emanadas de las autoridades civiles y políticas para regular la convivencia humana. Cuando la ley natural y la responsabilidad que la misma implica son negadas, se abre dramáticamente la vía al relativismo ético sobre a nivel individual y al totalitarismo del Estado a nivel político”.

Benedicto XVI volvió a hablar de la figura de santo Tomás de Aquino, que con sus estudios, en 1200, se esforzó “por discernir la inteligibilidad y la coherencia de las verdades de la fe cristiana con la ayuda de la razón humana, iluminada siempre por la fe”. En el pensamiento de santo Tomás, de hecho, estos dos instrumentos – aunque se valgan de procedimientos cognoscitivos diferentes – provienen de la misma “fuente única de cada verdad: el Logos divino”.

Del mismo modo, la fe “protege a la razón de cada tentación de desconfianza en las propias capacidades y la estimula a abrirse a horizontes cada vez más vastos”, mientras “la razón, con sus medios”, demuestra “los fundamentos de la fe”, explica, “mediante similitudes, las verdades de la fe” y rechaza “las objeciones que se rebelan contra la fe”. Este acuerdo fundamental entre la razón humana y la fe cristiana es reconocido en otro principio basilar del pensamiento de santo Tomás: “la Gracia divina no anula, sino que supone y perfecciona la naturaleza humana”.

“Esta última, de hecho, incluso después del pecado – concluyó el Papa – no está completamente corrupta”, sólo “herida y debilitada” y, entonces, es aún incapaz de perseguir la felicidad, natural deseo de cada persona.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39248 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).