El sacerdocio no es una profesión sino un don de Dios

Quince mil sacerdotes provenientes de los 5 ángulos de la tierra asistieron ayer en la noche a la Plaza de San Pedro, y fueron testigos de la instantaneidad de una Iglesia viva, fiel a Cristo y deseosa de proclamar con alegría el mensaje del Evangelio; la ocasión fue la vigilia de oración con motivo de la conclusión del Año Sacerdotal.
El evento estuvo divido en dos partes: la primera organizada por la Congregación para el Clero, marcada por una gran cantidad de testimonios; y la segunda, fue un momento de silencio y meditación con Benedicto XVI.
El Papa respondió a las preguntas de cinco sacerdotes – uno por cada continente – y recordó que en el sacerdote debe ser visible el fuego del amor de Cristo. Una fidelidad que se expresa en la Eucaristía, en el anuncio de la Palabra, en el estar presente entre los débiles y marginados.
El Papa invitó a todos a escapar de la tentación de “clericalismo”, el mal “de todos los tiempos”, recordando cómo la Eucaristía “vivida en el sentido original” es la “protección más segura”. Pensando en la crisis de vocaciones, el Papa pidió orar, “tocar al corazón de Dios” con insistencia, ofreciendo con la propia existencia, una “imagen de sacerdote creíble”, distanciándose de la teología que cede “a la arrogancia de la razón”. Finalmente, Benedicto XVI agradeció a todos aquellos que cada día hacen todo lo posible para mantener presente a Dios en el mundo, inspirados también en el ejemplo de los santos.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).