Nuestra Señora de la Anunciación, en Nazaret

¿Qué es lo que hace que una modesta ciudad como Nazaret sea un punto de referencia para todos los cristianos? Nazaret, en el tiempo de Jesús, era sólo un conjunto de casas situadas entre las montañas de Galilea al norte de Israel. Pero por designio de Dios, este pequeño pueblo se ha convertido en uno de los sitios principales para la realización de la salvación.

En este pueblo vivía una humilde mujer, llamada María, dada en matrimonio a José, que era descendiente de David; del cual, según la promesa de Dios a través de los profetas, descendería el Mesías, el Salvador que liberaría al hombre de la esclavitud del pecado. Hace más de dos mil años, que Dios envió el ángel Gabriel a María para que le anuncie una noticia: «He aquí concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo». A estas palabras, María dijo: He aquí la sierva del Señor, ¡hágase en mí según tu palabra!

De esta manera, el Salvador, anunciado por los profetas, descendió a la tierra, encarnámdose en el vientre de una mujer, de la Virgen María. Nazaret no sólo es testigo de la Anunciación del Ángel a María y de la encarnación del Hijo de Dios, sino que también es el lugar donde creció Jesús guiado por sus padres María y José. A través de diferentes fuentes históricas sabemos que, durante los primeros siglos del cristianismo, Nazaret, y sobre todo, la casa donde el ángel se apareció a María, fueron transformados en lugares de culto para los fieles. Sin embargo, a partir del siglo VII, el pequeño pueblo fue objeto de varios asaltos y que el santuario fue destruido y reconstruido muchas veces. La actual Basílica de la Anunciación fue construida entre los años 1960 y 1969, en el lugar de las iglesias más antiguas, que fueron eregidas en una gruta identificada como el lugar de la Anunciación.

A pesar de que los cristianos siempre han estado presentes en la ciudad, con el transcurso de los siglos, el número de los cristianos ha disminuido considerablemente. Actualmente, Nazaret se ha convertido en el centro administrativo de la Galilea, y tiene casi 72.000 habitantes, de los cuales, el 40% de la población es cristiana. Durante la construcción de la actual Basílica, la iglesia más grande del Oriente Medio, el Papa Pablo VI visitó y consagró la basílica en 1964, pero fue inagurada en 1969 por el cardenal Garrone, cuando los trabajos terminaron. En su visita, el Papa comparó la casa de Nazaret con una escuela, «La escuela del Evangelio» en donde «uno aprende a observar, escuchar, meditar y penetrar en el significado, tan profundo y misterioso, de esta simple, humilde y hermosa manifestación del Hijo de Dios».

El 25 de marzo de 2000, año del Jubileo, el Papa Juan Pablo II celebró la Santa Misa de la Anunciación en la Basílica de Nazaret, mencionando al principio de su homilía: «Quise volver a la ciudad de Jesús, para sentir una vez más, en contacto con este lugar, la presencia de la mujer a la que San Agustín escribió: «Él escogió a la madre que había creado, él creó la madre que él había elegido» (cf. Sermo 69, 3, 4). Es muy fácil de entender aquí por qué todas las generaciones llaman a María bienaventurada (cf. Lc 1, 48)». El Papa terminó luego su discurso, consagrando todas las familias del mundo a «María, la Theotokos, la gran Madre de Dios.

Dentro de la Basílica se distinguen dos iglesias, una iglesia superior y una iglesia inferior. En la iglesia superior, María tiene un lugar especial dentro del retablo, donde está representada sentada como una reina. También las paredes están decoradas con las imágenes de la Virgen. En la iglesia inferior, en cambio, la atención se centra en una cueva excavada en la tierra, donde se encuentran los restos de la modesta casa de María. Se venera el lugar donde Élla dijo «SÍ» al plan de Dios en su vida y donde el Hijo de Dios tomó la condición mortal (cfr. Flp 2, 1-7). De hecho, en el altar está una inscripción que dice: «Verbum caro hic factum est», «Aquí el Verbo se hizo carne».

« A María, la Theotokos, la gran Madre de Dios, consagro las familias de Tierra Santa, las familias del mundo. En Nazaret, donde Jesús comenzó su ministerio público, le pido a María que ayude a la Iglesia a anunciar a los pobres la «Buena Nueva» en todas partes, precisamente como Él lo hizo (cf. Lc 4, 18). En este «año de gracia del Señor», le pido que nos enseñe el camino de la humildad y la gozosa obediencia al Evangelio, al servicio de nuestros hermanos y nuestras hermanas, sin preferencias y sin prejuicios ».

http://www.mariedenazareth.com

http://198.62.75.4/www1/ofm/san/TSnzmain.html

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).