"Corpus Christi. Día de la Caridad", carta de Mons. José Sánchez


En este domingo, 6 de Junio, celebramos, trasladada del pasado jueves, la Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo. Es un día especialmente dedicado a ensalzar el misterio de la Eucaristía, alabando y dando gracias a Dios con cantos y signos externos de culto y de adoración a Cristo realmente presente en el Sacramento de la Eucaristía, como Dios y como hombre.

Por ser la Eucaristía el Sacramento de la prueba suprema del amor de Dios a los hombres, es también el modelo más perfecto y la invitación más encarecida a hacer nosotros lo mismo: Devolver a Dios amor por amor y amar a nuestros hermanos como Cristo nos ha amado.

Con razón nuestra Iglesia en España ha establecido en la fiesta de Corpus el Día de la Caridad o del amor cristiano, porque la caridad nace del amor de Dios, en él se inspira, de él se alimenta y hacia él tiende. Nuestro amor al prójimo es la extensión del amor de Dios a través de los que nos sentimos amados por Él e impulsados y enviados a hacer lo mismo con los hermanos, especialmente con los más pobres y necesitados.

En este Año Santo Sacerdotal se nos invita a los sacerdotes a celebrar dignamente el culto, a proclamar con fidelidad la palabra de Dios y también a ser testigos y ejemplo en el ejercicio de la caridad con el prójimo amando a los demás como Cristo, a quien representamos como Sumo Sacerdote, Maestro, Pastor y Cabeza de la Iglesia. Como han hecho tantos sacerdotes santos que nos han precedido. Como el Santo Cura de Ars, que alimentado en la Eucaristía, se entregó a la atención a los pobres, fundó la obra de la Providencia para atender a niñas pobres y huérfanas y murió sin poseer nada propio.

Pero todos los cristianos recibimos, según la propia vocación, la misma misión que el Señor de hacer presente, con la participación en el culto, con la palabra y con el ejemplo y con las obras de amor al prójimo, el amor infinito de Dios. Por el Bautismo somos incorporados a Cristo y a su misión. Por la Eucaristía somos configurados con Cristo, que entrega su vida por los demás y nos deja en este Sacramento el alimento para andar el camino del amor a Dios y al prójimo. No podemos comulgar ni celebrar dignamente la Eucaristía, si no vivimos lo que en este Sacramento se realiza y se significa.

Por otra parte, aunque el mandamiento del amor nos obliga a cada uno personalmente, dada la complejidad de las situaciones que se crean y de la circunstancia especial de crisis, de pobreza y de privaciones de tantas personas, es necesario que nuestra caridad sea ordenada. A eso responde la organización de Caritas, tanto en las parroquias o comunidades, como en la diócesis, como en las diversas naciones, como en el ámbito de la Iglesia Universal.

La Solemnidad de Corpus ha de constituir una especial llamada a contemplar y adorar el misterio del amor de Dios en la Eucaristía, a celebrarlo y participar dignamente en su celebración, a vivir y ejercitarnos en el amor al prójimo como Cristo nos ha amado y hoy especialmente a ofrecer nuestra generosa limosna para Caritas.

Os saluda y bendice vuestro Obispo,

+ José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).