"La caridad nace de Cristo Eucaristía", carta de Mons. Francisco Pérez

CON MOTIVO DEL CORPUS CHRISTI
Es motivo de acción de gracias a Dios, dador de todo bien, y de agradecimiento a todos los que, desde el voluntariado, las instituciones, el trabajo diario, las ayudas puntuales y la colaboración periódica, o como socios, han hecho posible que Cáritas Diocesana sea ‘mano tendida’ a los pobres. A menudo se desconoce la labor que Cáritas está realizando, o se identifica con una acción puramente asistencial, o como una ONG, pero sin la vinculación orgánica que tiene con la Iglesia.
Cáritas nos cuenta lo que es y lo que está ayudando a los pobres, de manera sencilla, pero como significativa aportación a nuestra sociedad a favor de los excluidos a los que a veces no vemos, pero que están entre nosotros, con sus necesidades y sus sentimientos, con sus dificultades y sus demandas para la participación y su integración social.
Avanzar hacia la superación de lo puramente asistencial fomentando la dimensión caritativa de la Iglesia desde la promoción humana de la propia persona. Incentivar la creatividad, el aprovechamiento de los recursos, ayudar a implantar pequeñas empresas o talleres que ayuden a la inserción social y laboral de los más desfavorecidos, va haciéndose realidad poco a poco, mediante la continuación de distintos programas que Cáritas realiza.
De cualquier forma, a pesar de que el rostro de la pobreza cambie, y por ello la respuesta desde la acción social y caritativa, no podemos olvidar la opción preferente de Cristo por los pobres, como nos recuerdan las palabras del Papa Juan Pablo II en el programa para el tercer milenio expresado en la Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte: «Ateniéndonos a las indiscutibles palabras del Evangelio, en la persona de los pobres hay una presencia especial suya, que impone a la Iglesia una opción preferente por ellos. Mediante esta opción, se testimonia el estilo del amor de Dios, su providencia, su misericordia y, de alguna manera, se siembran todavía en la historia aquellas semillas del Reino de Dios que Jesús mismo nos dejó en su vida terrena atendiendo a cuantos recurrían a Él para toda clases de necesidades espirituales y materiales» (NMI 49).
Al informar e impulsar la tarea de Cáritas con todas sus actividades y Programas sabemos que estamos evangelizando y realizando la justicia, que tiene su plenitud en la caridad. Jesús evangelizó con obras y con palabras. Que el Señor nos ayude a ser cada vez más sensibles a las necesidades de tantas personas solas, inmigrantes, parados, con dificultades de inserción social y laboral, sin techo… que viven con nosotros y de aquellas que malviven en los países más empobrecidos; ninguna puede excluirse de la acción social de la Iglesia. Así buscaremos el medio para que nuestra caridad y acción evangelizadora sea continuadora de aquella de Jesús: con obras y con palabras. La caridad nace de la Eucaristía y de ahí que desde ella, en el día del ‘Corpus Christi’, tengamos presente la labor de Cáritas.

Mons. Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona-Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 316 Artículos
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental. Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense. El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión. CARGOS PASTORALES Desde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad. El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona. OTROS DATOS DE INTERÉS En la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017. Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).