"La vida contemplativa, cenáculo eucarístico", carta del arzobispo de Santiago de Compostela


Queridos diocesanos de Vida contemplativa:
La coincidencia de la Jornada Pro Orantibus con los días del X Congreso Eucarístico Nacional, conlleva que dicha Jornada haga referencia a ese acontecimiento eclesial con el lema: ¡Venid adoradores! La vida contemplativa, cenáculo eucarístico. Fe eucarística
El hombre de nuestros días anda falto de fe y de confianza, y sobrado de decepciones. Pensaba que no pocas realidades estaban cimentadas en la justicia, la verdad y la honradez, y descubre que no es así, comprobando que en su relación con los demás que es falso aquello que se presenta a veces como verdadero. Todo ello le lleva a sentir el desconcierto y la soledad. En este agobio y cansancio, la Iglesia sale al encuentro de este hombre, recordándole que el Señor le llama a sentarse en la mesa de la Eucaristía que siendo “presencia salvadora de Jesús en la comunidad de los fieles y su alimento espiritual, es de lo más precioso que la Iglesia puede tener en su caminar por la historia”1. Efectivamente, “la fe de la Iglesia es esencialmente
Eucarística y se alimenta de modo particular en la mesa de la Eucaristía”2. El Papa Benedicto XVI nos dice que la Eucaristía “es el compendio y la suma de nuestra fe…”, “el misterio de nuestra fe”, regalo increíble del amor de Dios. Este misterio que nos atrae, fascina y sobrecoge, nos hace salir de nosotros mismos para proclamar: “Que la lengua humana cante este misterio:
la preciosa sangre y el precioso cuerpo… Adorad postrados este Sacramento… Dudan los
sentidos y el entendimiento; que la fe lo supla con asentimiento”3. “En medio del mundo que no
conoce a Dios y que necesita conocerlo, los bautizados precisan de una fuerza y un consuelo
venidos de Dios… Esa fuerza y consuelo está en la Eucaristía, a la que siempre nos convoca el
Señor”4.
“Esta es la morada de Dios con los hombres”
El Dios revelado por Jesucristo es el Dios-con-nosotros. La Eucaristía es la verdadera zarza
ardiente en donde Dios manifiesta su nombre: Yahvé, “el que es, el que está presente” (Ex 3,14), y
la referencia luminosa en el largo camino de la “condescendencia” de Dios: creación, revelación,
encarnación, eucaristía. Con razón la liturgia de la fiesta del Corpus Domini aplicaba en un
tiempo a la Eucaristía las palabras de Moisés: ¿Hay alguna nación tan grande que tenga los dioses
tan cerca como lo está el Señor nuestro Dios siempre que lo invocamos? (Dt 4,7).
“La sagrada Eucaristía, en efecto, contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo
mismo, nuestra Pascua y Pan de Vida, que da la vida a los hombres por medio del Espíritu
Santo”5. Ante el sagrario podemos repetir con toda verdad las palabras del Apocalipsis: Esta es
la morada de Dios con los hombres (Ap 21,3), recordando aquellos versos de san Juan de la Cruz:
“Que bien sé yo la fonte que mana y corre aunque es de noche”, siempre con un espíritu de fe
de la que deriva una actitud de adoración estremecida como describe san Francisco de Asís:
“¡Tiemble el hombre entero, estremézcase el mundo entero y salte de gozo el cielo cuando
Cristo, el Hijo del Dios vivo (Jn 11,27), se encuentra sobre el altar en manos del sacerdote! ¡Oh
admirable celsitud y asombrosa condescendencia! ¡Oh sublime humildad! ¡Oh humilde
sublimidad, que el Señor del universo, Dios e Hijo de Dios, se humilla hasta el punto de
esconderse, para nuestra salvación, bajo una pequeña forma de pan! Mirad, hermanos, la
humildad de Dios y derramad ante él vuestros corazones (Sal 61,9)”6. Estamos ante uno de esos
insondables gestos del amor de Dios ante el que no cabe otra postura humana que una rendida
adoración en actitud de ilimitado agradecimiento.
Respuesta de amor
La Eucaristía, tal como es acogida en la fe de la Iglesia, sorprende a la inteligencia y conmueve
el corazón. Regalo servido por el cielo (Jn 6, 32), ofrece siempre la compañía necesaria y amiga
que enriquece la identidad de la persona en su relación esencial y le permite corresponder al
amor divino; restaura el corazón menesteroso impidiendo la soledad vacía; rehace la relación
fraterna avivando la conciencia filial. Contemplarla significa abandonarse ante el misterio de la
presencia real y verdadera de Cristo que nos invita a ser enteramente suyos y responde al
impulso del alma agradecida de manera especial en la Vida Contemplativa. Adorarla es
inclinarse ante el Señor para escuchar su voluntad; es necesidad de amor de quien desea ofrecer
la respuesta al amor más grande; es la expresión amorosa de permanecer obsequiosamente ante
la presencia gratuita de quien reconocemos como Señor, proclamando que Dios es amor y el
discípulo orante, el amado. “Jesús nos espera en este sacramento del amor. No escatimemos
tiempo para ir a encontrarlo en la adoración y en la contemplación llena de fe”7. Más allá de lo
visible, se percibe una presencia que lo llena todo, lo penetra todo, lo envuelve todo. La
permanencia ante la presencia real del Señor se vive con la certeza de ser mirado con amor. “A
los que creen, se les invita: ´Gustad y ved que bueno es el Señor´ (Sal 33,9). Lo gustamos
comulgando, lo vemos contemplando y la contemplación nos lleva a la adoración eucarística”8.
Queridas comunidades de Vida Contemplativa, hago mías estas palabras del Papa al deciros:
“Quisiera expresar admiración y apoyo a los Institutos de vida consagrada cuyos miembros
dedican una parte importante de su tiempo a la adoración eucarística. De este modo ofrecen a
todos el ejemplo de personas que se dejan plasmar por la presencia real del Señor”9.
Encomiendo a vuestras oraciones ante el Santísimo las necesidades de la Iglesia, de la
archidiócesis y de la próxima peregrinación del Papa a la Tumba del Apóstol Santiago,
agradeciéndoos vuestra fidelidad al compromiso con Dios, vuestra edificación y ayuda mutua,
siendo como el Apóstol Santiago amigos y testigos del Señor.
Os saluda con todo afecto y bendice en el Señor,
+Julián Barrio Barrio,
Arzobispo de Santiago de Compostela

1 JUAN PABLO II, Ecclesia de Eucaristía, 9.
2 BENEDICTO XVI, Exhortación apostólica postsinodal Sacramentum Caritatis, 6.
3 Himno de la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre Cristo.
4 Mensaje de la Conferencia Episcopal con ocasión del X Congreso Eucarístico Nacional.
5 JUAN PABLO II, Ecclesia…, 1.
6 SAN FRANCISCO DE ASIS, Carta a la Orden, 26-28.
7 JUAN PABLO II, El misterio y el culto de la SS. Eucaristía, del Jueves Santo de 1980
8 Mensaje con ocasión….
9 BENEDICTO XVI, Sacramentum Caritatis, 67.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37592 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).