El arzobispo de Pamplona anima en su carta semanal a que los padres inscriban a sus hijos en clase de Religión


CLASE DE RELIGIÓN (Indicaciones a los padres)
Estamos en el momento de formalizar las matrículas para el próximo curso. Entre las decisiones que debemos tomar está la de matricular o no a nuestros hijos en la asignatura de religión. Nos pueden surgir dudas sobre si es necesario cargarles con una asignatura más en la que se les obliga a hacer exámenes, cuando en la asignatura alternativa no tienen esta molestia, pueden afianzar otras asignaturas, pueden adquirir más soltura en una lengua tan importante como el inglés u otras. Os podéis preguntar: ¿Por qué he de agobiar a mi hijo con una asignatura más si además ya le enseñamos la fe en casa o lo estamos llevando a catequesis en la Parroquia? Ante esta disyuntiva quiero que tengáis claros los siguientes puntos:
1. Todas nuestras decisiones afectan a la formación definitiva de nuestros hijos. Si estamos convencidos de que lo más importante en su vida es su formación moral y religiosa, que sean personas íntegras y buenos hijos de Dios, debe manifestarse en cada una de nuestras opciones. No trasmitiremos esta importancia si en el momento de las elecciones concretas acaba teniendo prioridad el fútbol u otras opciones que desplazan la catequesis o la Misa y si preferimos la asignatura alternativa a la de religión, simplemente porque va a ser impartida en inglés.
2. Si en el colegio están obteniendo la preparación necesaria para desenvolverse el día de mañana, no puede faltar ahí la adecuada formación de los aspectos morales y espirituales. No olvidéis que son los componentes más nobles de la persona, lo que la diferencia del resto de seres de la Creación que Dios nos ha regalado, que como centro de todas las decisiones es libre y responsable de sus actos como criatura de Dios y heredera de la Gloria de Dios eternamente.
3. La asignatura de religión no se solapa con la catequesis ni con la enseñanza de casa, sino que la complementa. En la clase de religión hay un profesional cualificado que imparte de manera pedagógica y estructurada los contenidos de la fe. En el aula se adquieren muchos conocimientos que difícilmente trasmitimos en otros ámbitos: ¿Qué ruta siguió el pueblo de Israel en el éxodo? ¿Qué papel jugó la dinastía de Saúl, David o Salomón? ¿Cuál fue la importancia de Samuel? ¿En qué se diferencia la fe cristiana de otras confesiones religiosas? Y así unos amplios conocimientos de conceptos que piden una persona capaz de explicarlo profesionalmente.
4. Tenéis derecho a que en todos los centros de la red pública o concertada se imparta la asignatura de religión, desde infantil hasta bachiller. Basta con solicitarlo al Centro educativo. Cualquier información que os trasmitan y contradiga este derecho sabed que es falsa e ilegal. Un solo alumno obliga al centro a impartir la asignatura.
Por todo lo dicho, os exhorto a que no dejéis de apuntar a vuestros hijos a la asignatura de Religión en todos los niveles. La no matriculación no dejaría de albergar una cierta incoherencia de fe. Vuestros hijos no deben faltar a una asignatura fundamental, que sigue gozando de la aprobación mayoritaria de los padres y de todas las coberturas legales. Os deseo a todos un feliz verano que nos prepare y fortalezca para el nuevo curso.

Mons. Francisco Pérez González
Arzobispo de Pamplona-Tudela

Mons. Francisco Pérez
Acerca de Mons. Francisco Pérez 303 Artículos
Nace el día 13 de enero de 1947 en la localidad burgalesa de Frandovínez. Estudió en los Seminarios diocesanos de Burgos, en la Pontificia Universidad Santo Tomás “Angelicum” de Roma y en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se licenció en Teología Dogmático-Fundamental.Fue ordenado sacerdote el 21 de julio de 1973, incardinándose en la diócesis de Madrid, a la que sirvió como Vicario parroquial, en dos parroquias, entre 1980 y 1986. Con anterioridad, de 1973 a 1976, ejerció el ministerio parroquial en Burgos. Entre 1986 y 1995 fue formador y director espiritual del Seminario Diocesano de Madrid. Colaboró asimismo en los equipos de dirección espiritual del Seminario Diocesano de Getafe y del Seminario Castrense.El 16 de diciembre de 1995 fue nombrado Obispo de Osma-Soria, recibiendo la ordenación episcopal de manos del Santo Padre Juan Pablo II el 6 de enero de 1996. El 30 de octubre de 2003 se hacía público su nombramiento como nuevo Arzobispo Castrense y el 11 de diciembre tenía lugar la celebración de toma de posesión.CARGOS PASTORALESDesde el 12 de febrero de 2001 es el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias, cargo pontificio para un periodo de cinco años para el que fue ratificado en el 2006. Este mismo mes de julio se hacía público su nombramiento como director de la recién erigida cátedra de Misionología de la Facultad de Teología de San Dámaso de Madrid por un periodo de tres años, tras ser designado para el cargo por el Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco Varela, Gran Canciller de la citada Facultad.El 31 de julio de 2007 es nombrado por Benedicto XVI Arzobispo de Pamplona y Obispo de Tudela, en sustitución de monseñor Fernando Sebastián, que había regido estas diócesis desde 1993. Tomó posesión el domingo 30 de septiembre de 2007, en la Catedral de Pamplona.OTROS DATOS DE INTERÉSEn la CEE es presidente de la Comisión Episcopal de Misiones y Cooperación entre las Iglesias, cargo para el que fue elegido el 14 de marzo de 2017.Fue miembro de las Comisiones Episcopales del Clero y de Seminarios y Universidades (1996-1999); de Misiones y Cooperación entre las Iglesias (1999-2011/2014-2017). Perteneció al Comité Ejecutivo durante el trienio 2011-2014. Ha sido miembro de la Comisión Permanente en representación de la Provincia Eclesiástica de Pamplona (2016-2017).