"Las nuevas tecnologías y la evangelización", carta del arzobispo de Burgos


Hace unos pocos días, un sacerdote de la diócesis me contaba que un sobrinillo suyo de cuatro años no sólo maneja el ordenador sino que es capaz de abrir un programa que le ha hecho su padre para visualizar dibujos animados. Todos los días vemos en cualquier parte que un chico o una chica de la ESO lleva su móvil y, en muchos casos, su portátil. Los ejemplos podrían multiplicarse, pero son suficientes para dejar constancia de que el mundo de las nuevas tecnologías es un hecho que se afianza cada vez más.
Los cristianos, incluidos los sacerdotes y obispos, no podemos darles la espalda o prescindir de ellas a la hora de transmitir la fe en la que creemos. Al contrario, hemos de ver en el mundo digital una gran oportunidad para decir lo que nosotros pensamos sobre las grandes cuestiones: de dónde venimos, a dónde vamos, cuál es el sentido de la vida, qué pensamos sobre la distribución de los bienes de producción y de consumo, el matrimonio, la familia, la educación de los hijos, la libertad, el trabajo, la convivencia, la paz, la ecología y tantas otras cuestiones.
Además, gracias a una transmisión que tiene veinte siglos, poseemos un acervo cultural y artístico que hemos ido creando y conservando a lo largo de los siglos, que no podemos ni queremos guardar para nuestro exclusivo conocimiento y disfrute. Nuestras bibliotecas, nuestros museos, nuestras obras de arte hemos de ponerlo al alcance de todos los públicos. Hoy es posible gracias a los medios modernos de comunicación, como el Internet, los vídeos, los blogs o los sitios web.
De hecho, en la red hay ya colgados verdaderos tesoros bibliográficos y artísticos. En Burgos, por ejemplo, la página de la Catedral ofrece espléndidos materiales de su magnífico archivo. La página web de la diócesis recoge también amplia documentación sobre la vida y actividad de sus diversos estamentos y personas. Muchos sacerdotes ya usan el power point en la catequesis y en las charlas de formación a los padres, jóvenes y niños. La Santa Sede ha sido pionera en colgar en la red toda la documentación relativa al Papa, a sus órganos de gobierno, sus periódicos y la misma biblioteca y museos vaticanos.
No es extraño, por tanto, que Benedicto XVI haya querido que la “Jornada Mundial de las Comuniones Sociales”, que se celebra hoy en la Iglesia Católica, tenga por lema “El sacerdote y la pastoral en el mundo digital. Los sacerdotes al servicio de la Palabra”. Porque los sacerdotes tienen la gran misión de anunciar el Evangelio en todas las lenguas, latitudes y culturas. Y las nuevas tecnologías pueden ayudar poderosamente a ello.
De todos modos, conviene no idolatrar estos medios ni usarlos de modo indiscriminado y acrítico. Porque ya estamos comprobando que un uso abusivo e inadecuado de estos modernos medios, está llevando, sobre todo a muchos jóvenes, a la pérdida de interioridad y a ignorar la dimensión trascendente y espiritual de la persona. Incluso está emergiendo la tendencia al anonimato, al espectáculo y a la excitación de los sentimientos, dando paso a una forma de relación entre las personas muy superficial y que dificulta el verdadero encuentro, sobre todo en la familia.
Los nuevos medios del mundo digital, como ha ocurrido con otros instrumentos anteriores, pueden tener unos grandes efectos positivos, pero también pueden acarrear grandes efectos negativos. Ello exige que sepamos saber juzgar y actuar. Guiados del buen sentido, de la responsabilidad y del deseo de difundir los grandes tesoros que contiene la Palabra de Dios y los bienes culturales y artísticos que bajo su influjo han creado los creyentes, los sacerdotes -y los cristianos en general- pueden encontrar en las nuevas tecnologías un instrumento muy valioso para la nueva evangelización.

Mons. Francisco Gil Hellín
Arzobispo de Burgos

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).