La Red como ambiente y no como instrumento

Frente a un continente digital en rápida expansión, la Iglesia no se puede limitar a estar presente en la Red, sino que debe habitarla, dejando huella visible de sí misma. Esta es una de las conclusiones que emergieron del Congreso «Testigos digitales. Rostros y lenguajes en la era crossmedia», que la Conferencia Episcopal Italiana organizó en Roma del 22 al 24 de abril. Más de 1.200 participantes, animadores de la comunicación y la cultura, que reflexionaron sobre cómo explotar plenamente las posibilidades ofrecidas por los medios digitales sin renunciar a la fidelidad del mensaje evangélico.
«Creo que la misma Iglesia se siente interpelada por este nuevo lenguaje de fuerte impacto relacional a descubrir cuál es su vocación original, es decir, establecer un contacto directo, cara a cara, en donde la palabra del Evangelio interpela a la persona como tal».

«Respecto a la Red, la Iglesia fue inmediatamente entusiasta. Si entramos en la Red, encontramos una vasta población de jóvenes, de grupos juveniles, de blogs, de sitios y, por lo tanto, ciertamente el gran entusiasmo ha llevado a habitar, de alguna manera, a veces con alguna ligereza la Red, la mayoría de las veces, usándola como una vitrina expositiva de las propias iniciativas, transfiriendo a la Red todo lo que antiguamente se hacía con el papel».

«Comparto que en algunos ambientes eclesiales, a veces, se haga un uso instrumental de la Red, como si fuera un simple amplificador. En cambio, el punto es estrictamente cultural, es decir, interpretar la Red, no simplemente como un instrumento sino como un ambiente que nos está lentamente plasmando y de alguna manera interpela nuestra responsabilidad para que sepamos dar valor a los elementos positivos y potenciales de la Red, como la dinámica relacional, la capacidad de diálogo y eventualmente atenuar los riesgos y las ambigüedades como la fragmentación, la superficialidad, la banalización».

«Me parece que este Congreso indica la línea de voltear página, es decir, bien, ahora hemos asumido la conciencia que tenemos una ocasión, una oportunidad muy importante. Y entonces debemos adquirir una forma precisa, en segundo lugar reactivar el deseo fuerte y primario del Evangelio, como dice el Papa, en la Red debe aparecer más que «la mano del operador» el corazón apasionado del discípulo por el Maestro, y en consecuencia con una intervención que sea mínimamente más sistemática, más coordinada. Porque quizá esto no lleva, como yo creo, a la evangelización a través de la web sino que lleva, al menos, a profundizar los contenidos de la fe que son la premisa necesaria para que la evangelización pueda acoger el don de la gracia que es el de la fe, que nadie conquista sino que sólo puede acoger».
 
Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39235 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).