Cottolengo, un campeón de la caridad

Benedicto XVI: «No se sientan extraños al destino del mundo, siéntanse tejidos valiosos de un bello mosaico que Dios, como gran artista, va formando día a día también a través suyo».

Fue un intenso abrazo el de Benedicto XVI y los enfermos de la «Pequeña Casa de la Divina Providencia». En Turín, el Papa encontró a aquellos que la sociedad tiende a marginar, como intentando volver invisible el dolor humano. A ellos, a todos y a cada uno, el pontífice recordó cómo «ofreciendo nuestro dolor a Dios a través de Cristo, podemos colaborar en la victoria del bien sobre el mal, porque Dios vuelve fecunda nuestra ofrenda, nuestro acto de amor». En un ambiente recogido y lleno de alegría por la visita del sucesor de Pedro, Benedicto XVI lodó la vida y la obra de San José Cottolengo, definido «un campeón de la caridad». «Él comprendió, precisó el Papa, que quien es golpeado por el sufrimiento y el rechazo tiene a cerrarse, a aislarse y a manifestar desconfianza hacia la misma vida». «Por lo tanto, el hacerse cargo de tantos sufrimientos humanos significaba, concluyó, crear relaciones de cercanía afectiva, familiar y espontanea, dando vida a estructuras que pudieran favorecer esta cercanía, con el estilo de familia que continúa hoy».

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39286 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).