Benedicto XVI dice en Turín que Cristo afrontó la cruz para poner un dique al mal y librarnos de todo sufrmiento definitivo

El Papa también pidió a los jóvenes hacer elecciones definitivas e irrevocables que den sentido a la existencia

Benedicto XVI ha llegado ayer mañana en vista apostólica a Turín en ocasión de la Ostensión de la Sábana Santa. La capital piamontesa le ha tributado una gran acogida. Más de 50 mil fieles han participado a la solemne ceremonia eucarística, que el Papa ha concelebrado en la plaza de San Carlo y que ha podido ser seguida también en los alrededores a través de pantallas gigantes, según ha informado Radio Vaticano-
El escenario donde se ha celebrado la Misa ha estado erigido entre las dos iglesias gemelas de la plaza: la de san Carlo y la de santa Cristina. La llegada del Santo Padre en papamóvil ha sido saludada por una gran aclamación de la multitud. El arzobispo de Turín, cardenal Severino Poletto ha dicho que la llegada del Papa “es un evento especial de gracia para la Iglesia piamontesa”.
El Papa en su homilía ha recordado que “estamos en el tiempo pascual, que es el tiempo de la glorificación de Jesús. En el misterio pascual pasión y glorificación están estrechamente ligadas entre sí”, ha dicho. Juan lo hace comprender claramente: señalando que la glorificación de Jesús inició con su pasión. “Su gloria, es la gloria del amor, que dona todo de sí mismo”. Pero la pasión es solo el inicio. Por eso Jesús afirma que su glorificación será también futura. Y anuncia un “mandamiento nuevo”.
“Como yo os he amado, así amaos los uno a los otros”. Lo que es nuevo es precisamente eso “amar como Jesús amó”. El Antiguo Testamento no presentaba ningún modelo de amor, sino que formulaba solo el precepto de amar. Jesús, en cambio, se nos ha dado él mismo como modelo y fuente de amor.
El Papa ha hablado de la rica tradición de santidad en los siglos pasados de la Iglesia de Turín, que ha conocido un generoso servicio a los hermanos gracias a la obra de celosos sacerdotes, religiosos y fieles laicos. Y ha dicho que “dándonos el mandamiento nuevo, Jesús nos pide vivir su mismo amor”. Y aunque “hay siempre en nosotros una resistencia al amor y son muchas las dificultades que provocan divisiones, rencores y resentimientos”, el Señor nos ha prometido que si estamos unidos a Cristo, podemos amar a este mundo”.
Amar a los demás como Jesús nos ha amado es posible sólo con aquella fuerza que nos es comunicada en la relación con Él, especialmente en la Eucaristía, en el que se hace presente de un modo real su Sacrificio de amor que genera amor.
Tras ofrecer una palabra de estímulo a todos los sacerdotes y religiosos de esta Iglesia, que se dedican con generosidad al trabajo pastoral, el Pontífice ha aludido a las muchas tribulaciones de la vida cotidiana. “La vida cristiana, queridos hermanos y hermanas, no es fácil” ha dicho. En Turín no faltan las dificultades, los problemas, las preocupaciones.
“Pero es precisamente la certeza que nos viene de la fe -ha explicado el Santo Padre-, la certeza de que no estamos solos, que hace posible afrontar, vivir y superar la fatiga de los problemas cotidianos”. “Fue el amor universal de Cristo resucitado el que impulsó a los apóstoles a salir de sí mismos, a difundir la palabra de Dios, a consumirse sin reservas por los otros, con coraje, alegría y serenidad”.
Benedicto XVI ha exhortado a las familias a vivir la dimensión cristiana del amor en las sencillas acciones cotidianas, en las relaciones familiares superando las divisiones e incomprensiones, cultivando la fe que hace más fuerte la comunión. También ha pedido que no falten testimonios del amor evangélico en el mundo de la Universidad, de la cultura y en el de la administración pública:
La colaboración para perseguir el bien común y hacer que la Ciudad sea más humana y vivible, es un signo de que el pensamiento cristiano sobre el hombre no está nunca contra su libertad, sino que favorece una mayor plenitud que solo en una “civilización del amor” encuentra su realización.
“A todos, en particular a los jóvenes, quiero decir que no pierdan nunca la esperanza, aquella que viene de Cristo”, ha subrayado el Santo Padre, que ha añadido que “Aquél que estuvo crucificado, que compartió nuestros sufrimientos, como nos recuerda también, de manera elocuente, la Sábana Santa, es aquél que está resucitado y nos quiere reunir a todos en su amor.
¿La Sábana Santa no comunica el mismo mensaje? En ella vemos, como reflejados, nuestros padecimientos en los sufrimientos de Cristo: “Passio Christi. Passio hominis”. Precisamente por eso, ella es un signo de esperanza: Cristo ha afrontado la cruz para poner un dique al mal; para hacernos ver, en su Pascua, la anticipación de aquel momento en el que también para nosotros, toda lágrima será enjugada y no habrá más muerte, ni luto, ni lamento, ni afanes.
“La primera cosa absolutamente nueva realizada por Dios fue la resurrección de Jesús, su glorificación celestial”. Ella es el inicio de toda una serie de “cosas nuevas”, ha terminado diciendo el Papa.
“Cosas nuevas” son un mundo lleno de alegría, en que no haya más sufrimientos y atropellos, no más rencores y odios, sino solo el amor que viene de Dios y que transforma todo.
Antes de concluir esta solemne celebración, el Santo Padre dirigiéndose, en el rezo del Regina Coeli a María Santísima, venerada en Turín como Patrona principal, a Ella ha confiado la ciudad y todos sus habitantes.
La Virgen María es aquella que más que cualquiera ha contemplado a Dios en el rostro humano de Jesús. Lo ha visto apenas nacido, mientras, envuelto en pañales, era colocado en un pesebre; lo ha visto apenas muerto, cuando, depuesto de la cruz, lo envolvieron en una sábana y lo llevaron al sepulcro. Dentro de ella se imprimió la imagen de su Hijo martirizado; pero esta imagen ha sido después transfigurada por la luz de la Resurrección. Así, en el corazón de María, está custodiado el misterio del rostro de Cristo, misterio de muerte y de gloria. De ella podemos aprender siempre a mirar a Jesús con mirada de amor y de fe, a reconocer en aquel rostro humano el Rostro de Dios.
Con gratitud el Papa ha encomendado a la Virgen todos los que han trabajado en la realización esta su Visita, y para la Ostensión de la Sábana Santa. La breve visita papal de apenas 10 horas, ha proseguido después con un almuerzo del Papa con los obispos de Piamonte. Por la tarde, Benedicto XVI encontrará a los jóvenes, sucesivamente rezará ante el Santo Sudario, y visitará a los enfermos en la Pequeña casa de la Divina Providencia fundada por san José Benito Cottolengo, en los suburbios de Turín en 1832.

El Papa pide a los jóvenes hacer elecciones definitivas e irrevocables que den sentido a la existencia


Benedicto XVI ha pedido una oración especial por todos los jóvenes que viven situaciones de sufrimiento, de dificultad, de desorientación. En su multitudinario encuentro ayer con los jóvenes en la plaza san Carlo de Turín el Papa se ha centrado en el encuentro de Jesús con el joven rico del que nos habla el Evangelio y en su pregunta de ¿qué hacer para conseguir la vida eterna?
El Pontífice ha aprovechado la ocasión para reafirmar que hoy en día no es fácil hablar de vida eterna o realidades eternas, “porque la mentalidad de nuestro tiempo nos dice que no existe nada definitivo: todo cambia rápidamente”. De hecho el cambio se ha convertido en la palabra recurrente, el ejercicio más exaltante de la libertad, y de esta forma los jóvenes a menudo piensan que es imposible llevar a cabo elecciones definitivas comprometedoras para toda la vida.
En este contexto el Papa se ha preguntado si ésta es la forma adecuada de usar la libertad. Porque es cierto que para ser felices debemos contentarnos con pequeñas y fugaces alegrías momentáneas, que una vez terminadas sólo dejan amarguras en el corazón. El Santo Padre ha afirmado que ésta no es la verdadera libertad, ni se alcanza de esta manera. “Cada uno de nosotros no ha sido creado para hacer elecciones provisionales y revocables, sino elecciones definitivas e irrevocables que dan el pleno sentido a la existencia.
Benedicto XVI ha exhortado a los jóvenes a tener el valor de hacer elecciones definitivas y vivirlas con fidelidad. Todo ello a pesar de vivir hoy en un contexto cultural que no favorece las relaciones humanas profundas y desinteresadas, sino que por el contrario favorece a menudo encerrarse en sí mismos, al individualismo, a dejar prevalecer el egoísmo que reside en el hombre.
El Santo Padre ha pedido a los jóvenes que se sientan parte viva de la Iglesia, parte de la obra de evangelización sin miedos, con espíritu de armonía sincera con los hermanos en la fe y en comunión con los pastores, escapando de la tendencia individualista y para respirar a pleno pulmón la belleza de formar parte del gran mosaico de la Iglesia de Cristo.
En este encuentro de jóvenes, el Papa se ha referido lógicamete a las Jornadas Mundiales de la Juventud, y en especial a la programada en Madrid en agosto de 2011. “Un extraordinario acontecimiento –ha dicho el Papa- a la que espero podáis participar en gran número y contribuya a que crezca el entusiasmo y la fidelidad siguiendo a Cristo y acogiendo con alegría su mensaje, fuente de vida nueva”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37592 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).