Reportaje Vaticano: el Papa en Malta

JT: El Papa dejó Roma para realizar su reciente viaje a Malta y parece que está más animado.  En un momento en que los medios de comunicación se centran en los temas de abuso sexual, el Papa se encontró una vez más con las víctimas. Pero la visita también evidenció que Benedicto XVI tuvo otros temas en su agenda pastoral. Hoy en Reportaje Vaticano haremos un resumen del viaje de esta semana. Soy John Thavis, jefe en Roma de Catholic News Service.

CG: Y yo soy Carol Glatz, corresponsal en Roma. La visita a Malta destacó un evento que ocurrió hace 1.950 años: el naufragio de San Pablo en la isla mediterránea. San Pablo se dirigía a una prisión de Roma, pero terminó viviendo tres meses en Malta y evangelizando a sus pobladores. El Papa visitó la gruta donde estuvo el Santo, y durante su visita recordó a los malteses que su tradición de fe se remonta a los tiempos apostólicos. Su mensaje trató de mantener la fe, y que no se dejen  intimidar o persuadir por las tendencias modernas del secularismo y la indiferencia religiosa.

JT: Hubieron dos eventos importantes con los jóvenes de Malta. El primero fue un paseo en bote por el gran puerto de la Valetta. El Papa se sentó en la cubierta de un catamarán, y rodeado por 10 jóvenes, hombres y mujeres, conversó con ellos, mostrándose sonriente y relajado. Creo que previsto o no, la imagen fue sin duda un contraste con la imagen mediática de un Papa cansado abrumado por las recientes revelaciones de abuso sexual de menores por parte de los sacerdotes. El Papa desembarcó y se reunió en el muelle del puerto con cerca de 40.000 jóvenes. Carol, tú estuviste allí – ¿cómo estuvo el ambiente?

CG: Del mismo modo como estuvo el ánimo del viaje: genuino, con sincero entusiasmo y alegría.  Aún si el Papa se encontró con los líderes políticos o las familias, la gente estaba emocionada y orgullosa. En la reunión de jóvenes, cinco jóvenes hicieron preguntas al Papa, y él les respondió en su discurso. El primero que se dirigió al Papa pidió que se muestre más compasión por las personas que se sienten marginadas por la iglesia, como los homosexuales, drogadictos o los hijos de las familias rotas. En respuesta, el Papa dijo que las enseñanzas de la iglesia son a veces exigentes. Pero que “Dios no rechaza a nadie. Y que la iglesia no rechaza a nadie”. Sin embargo, todos están llamados a la conversión.

JT: El Papa está claramente preocupado por las generaciones más jóvenes, no sólo en Malta, sino en toda Europa. En teoría, Malta es 94% por ciento católica, al igual que Italia. Pero estas cifras parecen no ser reales, especialmente cuando se trata de los jóvenes. Una encuesta reveló esta semana que  sólo el 53 % de los adultos jóvenes italianos se dice católico, una caída de casi el 15 por ciento respecto a los últimos cinco años. En Malta las encuestas muestran también una caída. Creo que los líderes de la Iglesia, no sólo en Europa, sino en todo el mundo, están preocupados de que los casos de abuso sexual pueden alejar a un gran número de jóvenes.

CG: El encuentro de Benedicto XVI con ocho víctimas de abuso sexual por parte del clero fue  privado y muy personal. Los críticos dicen que, a veces, estos encuentros no logran llegar al centro de los problemas administrativos que condujeron a la crisis. El Papa no ha sacado obispos o anunciado grandes cambios de una nueva política. Pero en un nivel espiritual y pastoral estos encuentros han tenido un fuerte impacto. En Malta, las víctimas hablaron con el Papa, una por una. Muchos lloraron, y el propio Papa tuvo lágrimas en los ojos. Expresó la vergüenza de la iglesia y su pesar por lo sucedido. Después, algunas de las víctimas dijeron que sentían regresar de nuevo a su fe. A pequeña escala, esto fue un logro importante. Soy Carol Glatz.

JT: Y yo soy John Thavis, Catholic News Service.

http://www.catholicnews.com

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37592 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).