El Papa recuerda su encuentro en Malta con víctimas de pederastia y reafirma la voluntad de la Iglesia evitar este grave delito


El Papa Benedicto XVI, como es habitual después de un viaje apostólico, ha dedicado la audiencia general de ayer para hablar de su visita de dos días a Malta en la que ha conmemorado el 1950 aniversario del naufragio de San Pablo en la isla. Han participado a la audiencia 15 mil fieles. El Papa ha dicho que quiso empezar precisamente su peregrinación con un momento de oración en silencio ante la gruta del Apóstol en Rabat.
El Papa ha señalado que “la historia de Malta está marcada por la fe católica. De hecho, esta nación es como una gran familia que se ha construido sobre la fe y una visión cristiana de la vida para encontrar respuestas a las preguntas relativas al respeto de la vida y el matrimonio”. “Las familias y las parroquias de Malta han sido capaces de amar a Dios y a la Iglesia”. El Papa ha afirmado que hizo un llamamiento “a no tener miedo de las tempestades de la vida, ni tampoco los naufragios, porque el diseño del amor de Dios es más grande que las tempestades y los naufragios”.
“El desafío de conjugar en la complejidad del mundo de hoy la perenne validez del Evangelio es fascinador para todos, pero especialmente para los jóvenes”, ha subrayado el Papa, recordando el entusiasmo que caracterizó el encuentro en el puerto de la Valeta con miles de jóvenes, a los que invitó a seguir el ejemplo de san Pablo para que afronten los retos con los que se enfrentarán en la vida.
El Papa invitó asimismo a Malta que continúe manteniendo su “no” al aborto y al divorcio, testimoniando ser una “comunidad cristiana” ferviente y sólida, que después de 2 mil años continúa siendo fiel al Evangelio y se esfuerza en conjugarlo con las complejas cuestiones del mundo contemporáneo. El Pontífice aludió asimismo a su encuentro con las víctimas de los abusos, y ha dicho que rezó con ellas “con conmoción” y que les dio seguridades sobre las “medidas” de la Iglesia para que nunca más se produzcan casos similares.
“Es cristiana la noble vocación de estas islas. Y la celebre cruz de Malta es un signo de amor y reconciliación -ha manifestado el Pontífice. “Y esta vocación debería ser también la de todas las personas que siguen el mensaje de Cristo. Malta es una sociedad cosmopolita abierta al mundo y siempre ha sido misionera. Situada en el corazón del Mediterráneo, este país puede convertirse en un puente entre culturas y religiones como era ya en tiempos de san Pablo.
Este ha sido el resumen que de su catequesis ha hecho Benedicto XVI en español para los fieles de nuestra lengua presentes en la Plaza de san Pedro:

Queridos hermanos y hermanas:
Hoy quisiera hablaros de mi reciente viaje apostólico a Malta, donde se celebra el mil novecientos cincuenta aniversario del naufragio de san Pablo en sus costas y de su estancia en la isla durante unos tres meses. Así la providencia dispuso que el Evangelio llegara muy pronto a Malta, cuya historia ha estado y está íntimamente unida al cristianismo, buscando en la visión cristiana respuesta a los nuevos desafíos. He peregrinado a la llamada «gruta de san Pablo», que me ha hecho pensar en cómo el Apóstol mantuvo la confianza en el Señor en medio de la tempestad, y cómo un naufragio puede dar lugar también a una nueva vida. Así lo he dicho, sobre todo en el encuentro entusiasta con los jóvenes, para que no tengan miedo, pues el Amor de Dios es más grade que cualquier borrasca. He sido acogido muy calurosamente en todo momento, y quiero reiterar mi agradecimiento a las Autoridades, a los Obispos y todos cuantos han preparado y participado en una espléndida fiesta de familia para recibir al Sucesor de Pedro y su mensaje, que los confirma en la fe. Malta y Gozo son islas, pero no están aisladas. Han dado y siguen dado muchos misioneros del Evangelio, a ejemplo de san Pablo; y afronta los problemas de hoy en colaboración con otros países, manteniendo gran apego a su tierra, sus tradiciones y su fe.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los sacerdotes del curso de formación permanente del Pontificio Colegio Español en Roma, así como a los grupos venidos de España, México y otros países latinoamericanos. Muchas gracias.

Benedicto XVI saludando en italiano se ha dirigido de manera especial a lo numerosos párrocos y sacerdotes de su diócesis que han participado en la audiencia: “En particular saludo a los párrocos y otros sacerdotes de la diócesis de Roma, acompañados por el cardenal Vallini y por los obispos Auxiliares, aquí presentes de vuelta de la peregrinación a Ars, promovida en ocasión del Año Sacerdotal. Queridos sacerdotes romanos, os doy las gracias por vuestra presencia, señal de afecto y cercanía espiritual. Aprovecho esta oportunidad para expresar mi vivo reconocimiento a vosotros y a los sacerdotes que en todo el mundo se dedican con celo apostólico al servicio del pueblo de Dios, testimoniando la caridad de Cristo. Con el ejemplo de san Juan María Vianney sed pastores pacientes y solícitos del bien de las almas”.

Como siempre el Santo Padre ha finalizado la Audiencia General dirigiéndose a los jóvenes a los enfermos y a los recién casados. El próximo Domingo, cuarto del tiempo de Pascua, se celebra la Jornada de oración por las vocaciones. Deseo a vosotros, queridos jóvenes, de encontrar en el diálogo con Dios vuestra respuesta a su designo de amor; invito a vosotros, queridos enfermos, a ofrecer vuestros sufrimientos para que maduren numerosas y santas vocaciones. Y vosotros, queridos recién casados, tomad de la oración cotidiana la fuerza para construir un autentica familia cristiana.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37591 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).