El cardenal Rouco señaló en el funeral por Don Bernardo Herráez la gratitud de la Iglesia en España por su servicio sacerdotal


El cardenal Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, presidió ayer en la iglesia parroquial de San Juan Crisóstomo, una solemne Eucaristía de funeral por el eterno descanso del que fuera presidente de honor de la Cadena Cope, el sacerdote Mons, Bernardo Herráez. Con el presidente de la Conferencia Episcopal concelebraron las misa 24 obispos y un buen número de sacerdotes, que quisieron testimoniar con su presencia su gran amistad con Don Bernardo Herráez.
Entre la numerosa asistencia se encontraban, junto a los familiares del extinto, el actual presidente de la Cadena, Alfonso Coronel de Palma y el que también fuera presidente en tiempos de Don Bernardo, Salvador Sánchez Terán así como numerosas personalidades, directivos y empleados de la empresa radiofónica. Entre ellas destacaban el presidente de la ACDP, Alfredo Dagnino y el ex alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano.
En su oración fúnebre, el presidente de la Conferencia Episcopal destacó de manera especial la figura sacerdotal de don Bernardo, que sobresalía por encima de sus grandes dotes empresariales que desempeñó precisamente al servicio de la Iglesia. Por supuesto que en Cope desarrolló una ingente labor como alma, mentor y guía de la cadena de radio, pero si sobresalió en ella fue por sus cualidades humanas que eran trasunto de su carácter sacerdotal.
A este respecto, monseñor Rouco Varela puso de manifiesto cómo lo humano puede ser marcado por lo cristiano y viceversa. Se refirió más adelante a las virtudes del muy querido don Bernado, en especial las teológicas de fe, esperanza y caridad que vivió al servicio incansable de la Iglesia. Así, como sacerdote vivió a fondo la caridad pastoral que se traducía en su ofrecimiento de amistad noble y nunca negada a nadie. Fue así amigo entrañable de obispos, sacerdotes y empleados, con una amistad que trataba de reflejar la que el propio Cristo ofrecía a los apóstoles, a los que llamó “amigos” y que es la mejor forma de testimoniar la fe. Don Bernardo Herráez fue de esta manera el amigo de Cristo resucitado que daba su amistad a todos como sacerdote, cumpliendo así la misión de la Iglesia que no es otra que la de dar testimonio de la Resurrección.
Expresó el cardenal, finalmente, su profunda gratitud por la entrega y fidelidad del fallecido y pidió a los presentes que dieran a su vez testimonio de su amistad mediante la oración eucarística que es también testimonio de esperanza.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 39187 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).