Mons. Ricardo Blázquez tomó ayer posesión como arzobispo de Valladolid


Más de 3.000 fieles partciparon ayer en la misa de toma de posesión del nuevo arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez, quien sucede al anterior arzobispo, Mons. Braulio Rodríguez, quien fue trasladado el pasado año a la sede primada de Toledo.
La ceremonia contó con unos cuarenta obispos y arzobispo, entre los que destacaban el Nuncio Apostólico del Papa en España, Renzo Fratini, y tres cardenales españoles, como son Carlos Amigo, Luis Martínez y Agustín García-Gasco, arzobispos de las diócesis de Sevilla, Barcelona y emérito de Valencia, así como numerosos sacerdotes.
La gran afluencia de gente ayer en la catedral vallesoletana hizo que la procesión de entrada a la eucaristía tuviera que realizarse por fuera de la catedral, desde la zona del Museo, hasta la entrada principal de la seo. Allí fue recibido por los representantes del Cabildo y del Colegio de Consultores y donde el Nuncio presentó a Blázquez al deán. Todo ello era seguido también por los 400 sacerdotes y diáconos que se habían situado en los cruceros de la catedral.
Una vez dentro, los feligreses abrieron paso al que ya era su nuevo arzobispo que, siguiendo el ritual, alcanzó el cabecero de la catedral por detrás del numeroso abanico de prelados llegados hasta la ciudad del Pisuerga. Muchos de ellos, incluso descansarán este sábado en Valladolid para asistir este domingo a la Beatificación del Padre Bernardo Francisco de Hoyos. La anécdota de la jornada, de la que por fortuna no hubo que lamentar daños, la protagonizó uno de los canónigos de la seo, que en el momento de subir los escalones del altar tropezó y amagó con caer al suelo, aunque finalmente pudo ser sujetado y la ceremonia continuó con el protocolo establecido.
A partir de ese momento y una vez que Blázquez se sentó en el centro del presbiterio, delante del altar, tomaron la palabra el propio Nuncio, Renzo Fratini, el administrador diocesano, Félix López Zarzuelo, y el canciller-secretario, quien leyó la Bula de nombramiento desde el ambón, mientras todos los asistentes escucharon sentados y aclamaron, finalmente, con diversos cantos gregorianos.
Después de la extensa homilía y la comunión a los feligreses, el arzobispo recibió el báculo y, con el sonido del órgano de fondo, recorrió las naves de la seo bendiciendo a los fieles. El acto concluyó con el entonamiento del ‘Gloria’ por parte del ex obispo de Bilbao, que cantó también la Capilla de Música de la catedral.
En su homilía mons. Blázquez expresó sus deseo de servicio al EEvangelio y a la Iglesia en Valladolid y manifestó su adhesión inquebrantable al Papa Benedicto XVI a la par que señaló también su disponibilidad a colaborar con todas las autoridades por el bien común de esta diócesis castellana.
Por otro lado ayer difundió Ecclesia digital que Mons. Mario Iceta, obispo auxiliar de Bilbao, regirá esta diócesis vasca como administrador apostólico hasta la toma de posesión del nuevo obispo de dicha diócesis.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37933 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).