"Las vocaciones sacerdotales", carta del cardenal de Barcelona


El 23 de enero celebramos la Beatificación del Dr. Josep Samsó, mártir y párroco de la parroquia de Santa Maria de Mataró. Estamos preparando para el próximo 25 de abril la Beatificación del P. Josep Tous, capuchino y sacerdote también del presbiterio diocesano de Barcelona.
Benedicto XVI nos recuerda que “la misión del sacerdote en la Iglesia es irreemplazable”. Aunque haya una penuria de sacerdotes en bastantes regiones, no se ha de perder nunca la certeza de que Jesucristo continúa suscitando hombres que, como los Apóstoles, abandonando cualquier otra preocupación, se consagran totalmente a la celebración de los santos misterios, a la predicación del Evangelio y al ministerio pastoral. Los sacerdotes son precisamente los que, en nombre de Cristo, ofrecen a la comunidad cristiana estos servicios básicos sin los cuales la comunidad perdería rápidamente vigor e identidad.
La vida, como don maravilloso que Dios nos da, tiene un riquísimo sentido vocacional. Recibimos la vida para dedicarla al servicio de lo que Dios quiere de cada uno de nosotros. Una vida entregada a Dios con generosidad es el camino más propicio para escuchar y discernir la llamada que el Señor puede hacer a un joven para seguir la vocación que Él quiere darle. Cuando a los jóvenes se les presenta a la persona de Jesucristo en toda su plenitud, se enciende en ellos una esperanza que los impulsa a dejarlo todo para seguirlo.
La vocación sacerdotal es una llamada de Dios y una respuesta generosa por parte del hombre. Sin embargo, para ayudar a escuchar la llamada vocacional es muy importante y casi indispensable la mediación de los sacerdotes. En el libro de Samuel del Antiguo Testamento, hay una interesante narración de la vocación de un joven que se llamaba Samuel. Pero Samuel no conocía suficientemente la voz de Dios. Fue el sacerdote Elí el que lo ayudó a discernir con claridad la llamada de Dios.
Hoy el Señor continúa llamando a jóvenes como Samuel que necesitan, en los primeros momentos, el acompañamiento de personas que, como Elí, los ayuden a descubrir que se trata de la voz de Dios, a escucharlo y discernir cual es auténticamente su llamada en la propia vida. Este servicio es muy propio de los sacerdotes, que tienen una misión indispensable en el despertar vocacional. Como también lo tienen las familias y las comunidades cristianas. En la carta pastoral “Las vocaciones sacerdotales, don de Dios”, dije que “necesitamos comunidades parroquiales fervorosas, espirituales, evangelizadas y evangelizadoras, en las cuales haya jóvenes cristianos capaces de escuchar y de acoger la llamada de Jesús”.
También es necesario, en el camino de respuesta de los llamados, el servicio de los profesores y formadores de los seminaristas, tanto en el orden de la formación humana como en la formación intelectual, espiritual y pastoral. Agradezco, en este sentido, el trabajo del Rector y del equipo de formadores de nuestro Seminario diocesano, que da una sólida formación en los ámbitos mencionados, cuidando la formación y la vida espiritual, con la dedicación de un director espiritual residente en el mismo Seminario, que constituye una nota destacada de nuestro Seminario.

† Lluís Martínez Sistach
Cardenal arzobispo de Barcelona

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37961 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).