Benedicto XVI anima a la juventud del mundo a no desalentarse y a no renunciar a sus sueños


EN SU MENSAJE PARA LA JMJ QUE CUMPLE 25 AÑOS

Se ha hecho público ayer el mensaje de Benedicto XVI para la Jornada Mundial de la Juventud 2010, que se celebrará el 28 de marzo, Domingo de Ramos, que coincide con el XXV aniversario de la institución – «querida por el venerable Juan Pablo II, de esta cita anual de los jóvenes creyentes del mundo entero» – y que, además, este año «representa una etapa hacia el próximo Encuentro Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en agosto de 2011, en Madrid».
Destacando esta «iniciativa profética», de su amado predecesor, que «ha brindado frutos abundantes, permitiendo a las nuevas generaciones cristianas encontrarse, ponerse a la escucha de la Palabra de Dios, descubrir la belleza de la Iglesia y vivir experiencias fuertes de fe, que han llevado a muchos a entregarse totalmente a Cristo», Benedicto XVI recuerda la cita en la capital de España, para el próximo año, añadiendo que espera que acudan numerosos jóvenes a «este evento de gracia». Y «para prepararnos a esta celebración, el Papa propone algunas reflexiones sobre el tema de este año: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?» (Mc 10,17).
Tema – tomado del episodio evangélico del encuentro de Jesús con el joven rico – que ya había sido tratado, en 1985 por Juan Pablo II en una bellísima Carta, dirigida por primera vez a los jóvenes, recuerda Benedicto XVI, en su Mensaje para este año, que lleva la fecha del 22 de febrero, Solemnidad de la Cátedra de Pedro, de 2010.
Este mensaje pontificio se subdivide en 7 puntos. «Jesús encuentra a un joven». «Jesús lo miró con amor». «El descubrimiento del proyecto de vida». «¡Ven y sígueme!». «Orientados hacia la vida eterna». «Los mandamientos, camino del amor auténtico». Y «Tenemos necesidad de vosotros».
«Jesús encuentra a un joven». Precisamente evocando ese encuentro, el Santo Padre hace hincapié en la gran atención de Jesús hacia los jóvenes – sus expectativas y esperanzas – mostrando cuán grande es el anhelo de encontrarlos personalmente y de abrir un diálogo con cada uno de ellos. Benedicto XVI afirma que con este episodio evangélico, su predecesor quería exhortar a «desarrollar el propio coloquio con Cristo, un coloquio que es de importancia fundamental y esencial para un joven».
Tras animar a la juventud de todo el mundo a no desalentarse. A que, a pesar de las dificultades «¡nunca renuncien a sus sueños!», Benedicto XVI exhorta a los jóvenes a seguir cultivando en sus corazones «grandes anhelos de fraternidad, de justicia y de paz». «Si lo queréis, el futuro está en vuestras manos» y en vuestros corazones plasmados por el encuentro con Cristo «¡para brindar auténtica esperanza al mundo!».
Recordando, como en su reciente Encíclica sobre el desarrollo humano integral – Caritas in veritate – algunos de los grandes desafíos actuales, que son urgentes y esenciales para la vida en este mundo, Benedicto XVI señala el empleo de los recursos de la tierra y el respeto de la ecología. La justa distribución de los bienes y el control de los mecanismos financieros. La solidaridad con los países pobres, en el marco de la familia humana. La lucha contra el hambre en el mundo. La promoción de la dignidad del trabajo humano, el servicio a la cultura de la vida. La construcción de la paz entre los pueblos. El diálogo interreligioso y el buen uso de los medios de comunicación social.
Ante esos desafíos, que los jóvenes están llamados a responder para construir «un mundo más justo y fraterno», Benedicto XVI reitera que «no se trata de cumplir gestos heroicos, ni extraordinarios, sino de actuar desarrollando con provecho los propios talentos y posibilidades, comprometiéndose en progresar constantemente en la fe y en el amor».
«En este Año Sacerdotal, os invito a conocer la vida de los santos, en particular la de los santos sacerdotes. Veréis que Dios los ha guiado y que han encontrado su camino, día tras día, precisamente en la fe, en la esperanza y en el amor», hace hincapié el Papa, reiterando luego que Cristo llama a cada joven para construir la civilización del amor. Benedicto XVI concluye su Mensaje encomendando a la juventud del mundo a la Virgen María y asegurando sus oraciones y su bendición con gran afecto.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37933 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).