El cardenal Rouco señala en la Basílica de Jesús de Medinaceli que la mayor tragedia de nuestra época “es haber perdido la conciencia de pecado”


Según informa Fátima Martínez en Análisis Digital la archicofradía madrileña de Jesús Nazareno de Medinaceli celebró ayer el III Centenario de su fundación, habiéndose proclamado además este año como Año Jubilar, que comenzó ayer y se prolonga hasta el 21 de noviembre. El programa de actos de la Archicofradía empezó este domingo con una solemne Eucaristía, presidida por el Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, en la Basílica del Cristo de Medinaceli (Plaza de Jesús, 2) a partir de las 19,00 horas. A los pies del venerado Cristo de Medinaceli y ante la majestuosa belleza de la basílica se encontraban centenares de cofrades, numerosas autoridades civiles y una multitud de fieles.
En su homilía, el cardenal realizó un repaso histórico sobre la trayectoria de la imagen del Cristo de Medinaceli, la veneración que el pueblo español ha depositado en Él y los duros años vividos durante su permanencia en Madrid que abarca desde finales del siglo XVII hasta el XX. “300 años de Historia donde la devoción al Cristo de Medinaceli cobra importancia”, señaló y afirmó que “su belleza impresionaba tanto que llegó al corazón de muchos madrileños”. “La imagen llegaba a Madrid en 1688, rescatada de un cautiverio del Norte de África, y dos años más tarde, nacía la Hermandad cuya veneración alcanza hasta nuestros días”, aseguró el prelado. El cardenal hizo hincapié en los difíciles años vividos en España a principios del siglo XVIII: “problemas en la vida de muchos ciudadanos, dolor, enfrentamiento y pobreza”. “En ese momento, Jesús, con su rostro dolorido y las manos gastadas, era la respuesta al sufrimiento del Pueblo”, aseveró.
Después de la invasión napoleónica y durante la Guerra Civil española, “la imagen se salva”. “La diócesis de Madrid y sus obispos la han protegido con mucha gratitud”, recordó a los presentes el arzobispo de Madrid. “Cuando la gente besa al Cristo de Medinaceli besa al Cristo vivo que se anuncia en la Palabra de la Reconciliación, ese beso recibe una respuesta, que es la respuesta que vela”, dijo y continuó su alocución con estas palabras:
“Se piden milagros para resolver los problemas laborales, los problemas de justicia y paz que asolan a la Humanidad. A veces se cumplen, otras, no. Pero el milagro de la conversión del corazón del Hombre se produce siempre, reconociendo a Cristo como Salvador”.
Aseguró además que “la mayor tragedia del Hombre del siglo XX es haber perdido la conciencia de pecado”. El prelado finalizó su alocución recordando que el próximo año se celebrará la Jornada Mundial de la Juventud, que es ya la vigésimo sexta, exhortó también a los jóvenes a reconocer en el Cristo de Medinaceli a su Salvador.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37933 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).