Papa: no escuchéis los mensajes que no llevan a la vida

“Cerrarse al Señor, no recorrer el camino de la conversión de uno mismo, lleva a la muerte del alma”. En este tercer domingo de Cuaresma, Benedicto XVI ha invitado a la conversión, reconociendo íntimamente a “Aquel que libra de la esclavitud”, a “Aquel que abraza a cada hombre con la potencia salvadora de la Cruz y la Resurrección, y lo libera del pecado y de la muerte”.

El Santo Padre ha realizado esta reflexión visitando la parroquia romana de san Juan de la Cruz. Una comunidad joven constituida en 1989, fuertemente enraizada en la experiencia de la Palabra de Dios. De hecho, los primeros doce años de vida de la parroquia transcurrieron en un local provisional, antes de la construcción del complejo que hoy ha acogido al Pontífice.

Ante esta comunidad el Papa ha exaltado el papel de los laicos, no sólo como “colaboradores del clero”, sino como “responsables del ser y del actuar de la Iglesia”.

“En Cuaresma, Dios invita a cada uno de nosotros, a dar un cambio a la propia existencia pensando y viviendo según el Evangelio, corrigiendo algún aspecto del propio modo de rezar, de actuar, de trabajar, y en la relación con los demás. Jesús nos dirige este llamamiento, no con severidad, sino porque se preocupa por nuestro bienestar, por nuestra felicidad, por nuestra Salvación”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37893 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).