Reporte Vaticano: Beatificación de Juan Pablo II

Han pasado casi cinco años desde la muerte de el Papa Juan Pablo II y muchas personas esperan que el Vaticano apruebe su beatificación muy pronto. En este Reportaje Vaticano, trataremos todo lo que tiene que suceder antes de que Juan Pablo II pueda ser declarado santo.

El pasado otoño, después de algunos años de estudio, el Papa Benedicto XVI aprobó el decreto que afirma que el Papa Juan Pablo II vivió una vida heroica de virtudes cristianas. Es un gran paso hacia la beatificación, cuando la Iglesia declara a una persona venerable. Pero antes de que la beatificación se lleve a cabo, se necesita dar un segundo paso: un milagro tiene que ser atribuído a la intercesión de Juan Pablo II. Mucha gente en Roma piensa que podría llevarse a cabo rápidamente, incluso dicen que podría ser para el aniversario de su elección, a mediados de Octubre de 2010.

Pero quizá no suceda, porque el Vaticano tiene ya programadas seis canonizaciones para el 17 de octubre de 2010, lo que hace menos viable que Juan Pablo II sea beatificado el mismo fin de semana. Pero la verdad es que no hay un calendario real cuando se trata de milagros.
Hace cuatros años, una religiosa francesa anunció que fue curada milagrosamente de un mal de Parkinson, la misma enfermedad que sufrió Juan Pablo II. El Vaticano sigue estudiando este caso, pero ha sido muy cuidadoso. Por un motivo, con una enfermedad neurológica como el Parkinson es posible que los síntomas desaparezcan, pero esto no significa que haya sido curado.

Ahora, cuando se trata del juicio de una curación milagrosa, el Vaticano solicita asesorías médicas fiables de distintos campos interdisciplinarios. Se estudia el historial médico del paciente, los análisis realizados y los tratamientos y las terapias que se han llevado a cabo.
No sólo porque alguien se cure después de las oraciones a alguien como Juan Pablo II garantiza que sea considerado como un milagro -muchas veces los expertos médicos afirman que el diágnostico original fue incorrecto, o que la curación fue el resultado de una intervención médica.

Tradicionalmente, cuando se estudian los posibles milagros, la Iglesia insiste en que la enfermedad debe ser incurable o extremadamente difícil de curar, y que las curaciones espontáneas no ocurren con enfermedades de este tipo. La curación debe ser inesperada e instantánea, completa y duradera.
Los doctores que el Vaticano consulta no declaran el milagro. Lo que sucede es que la mayoría de la comisión de los “votos físicos”, califica la curación sin una explicación natural o científica, y después el caso es delegado a la comisión teológica. Estos teólogos después estudian y declaran si esta curación ha sido o no la respuesta a una oración.

La religiosa francesa que tuvo Parkinson es sólo uno de los numerosos casos que han llegado a la Santa Sede, pero hay muchas curaciones inexplicables que parecen ser resultado de las oraciones a Juan Pablo II. Por ejemplo, el año pasado un hombre de Ohio recibió un disparo en una ejecución y su familia fue avisada de que no sobreviviría. Pero, en cambio, vive. Después el capellán del hospital le dio un rosario bendecido por Juan PabloII.
Un niño polaco de 9 años con una enfermedad que no le permitía caminar, hasta que visitó la tumba de Juan Pablo II. Según las explicaciones de los que le acompañaban, el niño abandonó la silla de ruedas y salió caminando de la Basílica de San Pedro.

El Vaticano no tiene el tiempo ni los recursos suficientes para investigar todos estos informes simultaneamente. Ellos estudian caso por caso, y para certificar si ha sido un milagro o no pueden transcurrir meses o años. Mientras tanto, la beatificación tiene que esperar, muchas veces indefinidamente. Después de que alguien ha sido beatificado, el siguiente paso en el proceso es la canonización, cuando la Iglesia declara a la persona santa. Hay sólo un requisito: otro milagro.

http://www.catholicnews.com

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37816 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).