Reportaje Vaticano: deporte en el Vaticano

JT: Los Juegos Olímpicos de invierno están en pleno apogeo en Vancouver y el Vaticano también está presente en espíritu. No, ellos no enviaron atletas a competir, pero el Papa Benedicto XVI envió un mensaje. Hoy, en Reportage Vaticano, veremos cómo el amplio mundo de los deportes es un área de interés pastoral para la Iglesia. Soy John Thavis, jefe en Roma de Catholic News Service.

CG: Y yo soy Carol Glatz, corresponsal de CNS en Roma. El mensaje del Papa para los Juegos Olímpicos de invierno pide a los atletas mirar más allá del brillo de las medallas de oro. La competencia deportiva – dijo – puede ayudar a construir la amistad entre los pueblos y naciones. Y también expresó su apoyo a una iniciativa de las iglesias locales en Canadá llamada “más que el oro”, que ofrece programas espirituales, eventos y hospitalidad a los atletas olímpicos, visitantes y voluntarios.

JT: Hace seis años, el Vaticano estableció una oficina de Iglesia y Deporte, dirigida por un sacerdote de Estados Unidos. Juan Pablo II creó la oficina como una manera para ayudar a promover auténticos valores humanos y cristianos en las actividades deportivas de hoy.
Los líderes de la Iglesia están preocupados de que los ideales como igualdad, fraternidad y juego limpio estén desapareciendo y convirtiéndose en una multimillonaria industria de deportes. El uso de drogas ilegales, los sueldos enormes y el comportamiento antideportivo dentro y fuera del campo han contribuido a empañar la imagen del atleta ideal como alguien sano en cuerpo, mente y espíritu.

CG: En un esfuerzo para proporcionar un modelo para la ética deportiva, una asociación deportiva católica en Italia empezó hace cuatro años una iniciativa llamada La Copa Clericus o Clericus Cup. Ésta se ha convertido en una serie de fútbol muy popular, en la que 16 equipos de seminaristas y sacerdotes que estudian en Roma compiten por el título. Ahora, aunque en teoría la victoria no es la meta final aquí, los aficionados y jugadores desean increíblemente llevar la codiciada Copa de los Clérigos a su seminario universitario. El año pasado el seminario de EE.UU. en Roma, El Colegio Americano ocupó el segundo lugar después de ser invicto en el partido final.

JT: Fue un día emocionante. Los deportes tampoco son una actividad extraña en el Vaticano. Los empleados del Vaticano tienen sus propios campeonatos de fútbol cada año, participan equipos de la Guardia Suiza, Radio Vaticano, el personal de mantenimiento y otros departamentos. También hay una pista de tenis que está detrás de los Museos del Vaticano. Muchos funcionarios de la Curia Romana son fanáticos de los deportes, especialmente el fútbol, que parece ser la segunda religión oficial de Italia. Incluso los papas han tenido un interés en los deportes. El Papa Pio XI se interesaba por el alpinismo, escalando las cumbres de Suiza. El Papa Pío XII dejó que la Plaza de San Pedro se convirtiese en una cancha de baloncesto para un juego histórico de aros en 1955. Juan XXIII era un fanático del ciclismo y Pablo VI floreó la bandera de partida para el inicio de la Vuelta de Italia en 1974.

CG: Juan Pablo II, obviamente, destaca como el Papa más atlético en la memoria: Era un ávido esquiador, jugador de fútbol, excursionista y nadador. Incluso se construyó una piscina para él en la residencia pontificia de Castel Gandolfo.

Sin embargo, el Papa Benedicto XVI es más un aficionado a los libros. En el Seminario Menor el era el más pequeño de su clase y como él mismo dijo, “no soy un superdotado en el deporte”. Y describió las dos horas diarias de actividades deportivas en la escuela como una “completa tortura”. Pero como a la mayoría de los bávaros le gusta hacer excursión por los bosques y montañas. Y raras veces deja de hacer sus caminata cotidiana en los jardines del Vaticano.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37933 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).