El Papa y su secretario de Estado afrontan en una reunión con los obipos irlandense el mal cuasado por algunos sacerdotes pederastas de este país

bertone-papa
El Santo Padre celebra una serie de encuentros en el Vaticano, hoy y mañana, con los obispos de la Conferencia episcopal irlandesa. Benedicto XVI ha comenzado sus actividades públicas ayer mañana a las 9.30, recibiendo en la Sala Bolonia del Palacio Apostólico a los obispos de la Conferencia Episcopal irlandesa, con ha estado reunido durante toda la mañana. En estas reuniones participan solamente los obispos diocesanos de Irlanda. No participan los Obispos auxiliares ni los Prelados eméritos. También participan en estos encuentros algunos cardenales prefectos de los dicasterios de la Curia Romana.
Antes de la audiencia con Benedicto XVI, los prelados irlandeses han participado, en la celebración eucarística presidida por el cardenal secretario de Estado, Tarcisio Bertone, que ha tenido lugar en las Grutas Vaticanas.
En su homilía, el purpurado ha destacado el don singular del Señor de celebrar esta Eucaristía ante la Tumba de San Pedro, antes del encuentro con su Sucesor, el Papa Benedicto XVI. Y al darles su cordial bienvenida, les ha dicho que el Santo Padre se unía espiritualmente a ellos, rezando para que su permanencia en la Sede de Pedro sea rica de frutos.
“Sed bienvenidos todos juntos, el entero episcopado de Irlanda, para escuchar al Sucesor de Pedro y presentarle vuestras iniciativas acerca de la dificilísima crisis en acto en la Iglesia de vuestro país. Por esta razón, ha dicho textualmente el Cardenal secretario de Estado de Su Santidad, mientras ofrecemos el sacrificio eucarístico, invocamos de modo particular al Espíritu Santo, a fin de que este encentro sea colmo de caridad en la verdad y suscite un renovado empeño de comunión y de unidad entre los pastores y con los fieles a ellos encomendados”
Y tras manifestarles que para la Iglesia las pruebas pueden venir tanto desde fuera como desde dentro, y que en ambos casos son dolorosas, el purpurado ha afirmado que las que provienen de su interior son, naturalmente, más duras y humillantes. Y ha añadido: “Tal es la grave prueba que están atravesando en este momento vuestras comunidades, que ven a algunos hombres de Iglesia implicados en actos particularmente execrables”.
Y ha proseguido diciendo que “no basta ser humillados, sino que es necesario llegar a ser humildes de corazón”. Porque como dijo el cardenal secretario de Estado a los obispos irlandeses, sólo si se llega a la auténtica “humildad del corazón”, “la gracia de Dios puede obrar profundamente, y realizar un verdadera renacimiento”. Además, el purpurado recordó que el primer Paráclito, es el mismo Señor Jesús, que vino a “defendernos del acusador, el maligno, al que Él ha vencido. Pero la lucha contra el mal no ha terminado, sino que continúa hasta el final de los tiempos”.
“Lamentablemente, también el cristiano, que igualmente está unido a Cristo mediante el Bautismo y la Eucaristía y posee las primicias del Espíritu, está expuesto a la acción del maligno y puede caer en el pecado. Pero el maligno insinúa también otra tentación, a sus ojos aún más importante: la que tiende a hacer perder la confianza en Dios, impulsando al desaliento y a la desesperación. A esta prueba de la fe es necesario responder con la invocación. He aquí el motivo por el cual estamos aquí, reunidos en torno al atar del Señor, para decirle: ¡Ayúdanos, Señor, nosotros confiamos en ti”!
El cardenal Bertone ha recordado a los obispos irlandeses que este grito también salió una vez de la boca de Pedro y de los Apóstoles, en el lago de Galilea, cuando una imprevista tempestad amenazaba hundir su barca y ha concluido destacando que “humildad y confianza” es cuanto el Señor se espera de nosotros. “Que la Santísima Virgen – ha terminado diciendo – nos ayude a acoger con corazón bueno y fiel la voluntad de Dios y a recibir toda la fuerza renovadora y confortadora del Santo Paráclito. Que la Madre de la Iglesia lo obtenga particularmente para vosotros, para todos vuestros sacerdotes y para el entero Pueblo de Dios que está in Irlanda”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37890 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).