Vailankanni, Nuestra Señora de la Salud

Vailankanni, conocida también como la “Lourdes del Oriente” ubicada en la costa del Golfo de Bengala, al sur de la India, debe gran parte de su fama a Nuestra Señora de la Salud.

La ciudad de Vailankanni, en el estado de Tamil Nadu, acoge a millares de peregrinos que todos los años acuden a venerar a la Virgen. Como en otros santuarios, la Madre de Dios reúne a sus hijos en esta basílica, donde se puede participar de la liturgia y los sacramentos en lengua inglesa e hindi, además de otras lenguas locales, como el tamil, marathi, malayalam, telugu y kannada.

Desde el siglo XVI, han sucedido en este lugar una serie de milagros y apariciones marianas a distintas personas. La primera aparición tuvo como testigo a un niño hindú que vio a la Virgen mientras transportaba la leche. La Virgen se le apareció en su camino y le pidió algo de leche para su Hijo que llevaba en los brazos. El niño accedió y cuando le preguntaron el motivo de su retraso al llegar a su destino, él contó lo que le había sucedido. Pero al ver la leche, se dio cuenta con asombro, que no le faltaba nada. El niño llevó a su amo al lugar de la apararición y la Virgen se apareció otra vez.

Después de varios años, la Virgen María se volvió a aparecer de la misma manera: pidiendo leche a un niño y se repitió el mismo milagro. Esta vez, el niño que estaba tulllido se curó después de haberla visto. En este caso, la Virgen pidió que se construyera una capilla en su honor y así se hizo. Éste pronto se convirtió en un lugar de veneración a María bajo la advocación de Nuestra Señora de la Salud (“Arokia Matha”).

Pero no acabó ahí la historia. En este lugar han seguido sucediendo milagros. Los dos más conocidos ocurrieron en el siglo XVII y en 2004.

En el siglo XVII, un barco mercante procedente de Portugal naufragó cerca de las costas del Golfo. Los marinos invocaron a María, Estrella de los Mares y prometieron construir un santuario en su nombre si lograban tocar la tierra. La Virgen les salvó milagrosamente del naufragio y pudieron llegar al puerto.

Al llegar, los marinos se dirigieron enseguida a la capilla construida en honor de la Virgen de Vailankanni. Ellos transformaron el pobre templo en un santuario, que ha pasado por posteriores mejoras a través de los años, hasta convertirse en un majestuoso santuario. El santuario de Nuestra Señora de Velankanni fue elevado a la categoría de basílica por el Papa Juan XXIII el 3 de noviembre de 1962.

En 2004 tuvo lugar un gran maremoto y la zona de Vailankanni fue uno de los lugares más gravemente afectados. Cuando las aguas del mar entraron en la ciudad, casi 2.000 peregrinos estaban celebrado la misa dentro del santuario. Milagrosamente, el santuario permaneció a salvo de las aguas, aunque éstas devastaron todos los demás edificios de la ciudad. Nuestra Señora de la Salud se muestra de esta manera como una Madre que se preocupa por proteger a sus hijos de Vailankanni, y por extensión, por aquellos de la India y del mundo entero.

Oración de consagración a Nuestra Señora de Vailankanni

“Santísima Virgen María, Madre de Dios y Madre de la Salud, hoy nosotros venimos hacia tí, plenamente confiados en tu corazón maternal.

Hoy consagramos nuestras obras y sacrificios, todo lo que poseemos y lo que somos. Reina sobre nosotros queridísima madre, que todos nosotros podamos estar en la prosperidad y en la adversidad, en la alegría y en la tristeza, en la salud y en la enfermedad, en la vida y en la muerte.

Por tí, nosotros alabamos a la Santa Iglesia Católica. Protégela contra todos los ataques de sus enemigos. Por tí, nosotros alabamos la raza humana. Haz que los hombres y las naciones puedan comprender y cumplir con los preceptos de tu Divino Hijo.

Ama a tu prójimo de modo que la paz sincera pueda establecerse profundamente en la justicia y la verdad”.

http://www.mariadinazareth.org/

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37961 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).