"Semillas de esperanza", carta de Mons. Joan Piris

Piris
Continuando las reflexiones motivadas por el año sacerdotal convocado por Benedicto XVI en memoria del Santo Cura de Ars y, pensando en tantos jóvenes -o no tan jóvenes- que podrían plantearse en conciencia qué quiere Dios que hagan de su vida, recuerdo aquello que contaban de un tal Dr. Livingstone. Cuando fue a trabajar a África, unos amigos le escribieron: “Queremos enviarle gente que lo ayude. ¿Existe ya una buena carretera hasta ese lugar”?. El Dr. envió como respuesta este mensaje: “Si tienen Ustedes gente que sólo vendría si hubiera una buena carretera, no los quiero para nada. ¡Sólo quiero gente dispuesta a venir aunque no haya carretera”!
Pues bien, con ocasión de este año especialmente dedicado a rogar por los sacerdotes, a pensar y decidir, yo también quiero repetir una vez más mi llamamiento a todos aquéllos que quieran entregar su vida en favor de los otros en el ministerio sacerdotal o en otras vocaciones de especial consagración. Aunque quizás no tenemos “una buena carretera” … la Iglesia de Lleida os necesita y confía en vosotros.

Y hago extensiva la invitación a los sacerdotes, a los consagrados y consagradas, a las familias y educadores cristianos, animándolos a hacer una llamada “personalizada” sin complejos, compartiendo así la alegría de creer en Jesús y servir a su Iglesia.

Sabemos que la imagen de los consagrados -y la del sacerdote más aún- sigue siendo ‘noticia’ (aunque lo que se publica es el 0,1% de situaciones negativas, “ocultando” el 99,99% de vida callada, entregada, haciendo el bien, que es la de la inmensa mayoría). Yo quiero agradecer públicamente a todos ellos, y particularmente a nuestros sacerdotes, tantos frutos de bien, tantas horas de ayuda silenciosa y escondida, de acompañamiento y apoyo a las personas y de testigo de Dios en las tierras de Poniente.
Y recordemos también en particular: a nuestro Seminario -lo sabéis bien- está integrado en el Interdiocesano de la Tarraconense en Barcelona. Actualmente tenemos sólo dos seminaristas y tenemos que seguir rogando al Señor del sembrado” e invitando explícitamente a posibles “operarios”.
Un seminarista es como una “semilla” de este ministerio presbiteral que tantas de nuestras Comunidades (y de otras por todo el mundo) esperan con ansia. Digamos por lo tanto que en sí mismo, un seminarista es una “semilla de esperanza”, y el Seminario es como un plantel de vocaciones, que, después de la ordenación, trasplantadas a la parroquia y a los otros ministerios, producirán sus frutos.
Puede pareceros un milagro pero la verdad es que, cada año, entran alrededor de 350 nuevos en los Seminarios Diocesanos españoles y reciben el Sacramento del Orden más de 200. En nuestra Cataluña se va remontando más lentamente de lo que nos gustaría, pero seguimos alabando a Dios con esperanza.
Recibid el saludo de vuestro hermano obispo,

+ Joan Piris Frígola
Obispo de Lleida

Mons. Joan Piris
Acerca de Mons. Joan Piris 198 Artículos
Mons. D. Joan Piris Frígola nació el 28 de septiembre de 1939 en Cullera (Valencia). Fue ordenado sacerdote en Moncada el 21 de octubre de 1963. Desde 1964 a 1968 realizó los estudios de Licenciatura en Pedagogía en Roma y la Diplomatura en Catequética en el Pontificio Ateneo Salesiano de Roma. En 1971 obtuvo la Licenciatura en Pedagogía por la Universidad Civil de Valencia.En 1968 fue nombrado Vicario y de 1969 a 1974 párroco de San Fernando Rey de Valencia. Fue miembro del Grupo Promotor en España del Movimiento por un Mundo Mejor, de 1974 a 1979, fecha en la que ejerció como Director del Secretariado Diocesano y luego Delegado Episcopal de Pastoral Familiar en Valencia, hasta 1984. Este cargo lo compaginó con la dirección del Secretariado de la Subcomisión de Familia de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, en Madrid, de 1981 a 1984.CARGOS PASTORALESHa sido párroco de diferentes parroquias de Valencia y Miembro del Consejo de Presbiterio de Valencia en 1984 y Párroco Consultor un año más tarde. Ha sido Vicario Episcopal de las demarcaciones de La Ribera, Valencia-Nordeste, Lliria-Via Madrid y Valencia-Nordeste.El 1 de marzo de 2001 fue elegido Obispo de Menorca y recibió la Ordenación Episcopal el 28 de abril de ese mismo año.El 16 de julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI Obispo de Lleida y tomó posesión de la diócesis el 21 de septiembre de 2008. El 28 de julio de 2015 el Papa Francisco aceptó su renuncia al gobierno pastoral de la diócesisOTROS DATOS DE INTERÉSEn la Conferencia Episcopal Española ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral (2001-2005) y desde 2005 es miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, de la que fue Presidente de 2009 a 2014.