Una beatificación histórica

ARZOBISPADO DE BARCELONA – http://www.arqbcn.cat – Cartas pastorales, PALABRA Y VIDA

“Una beatificación histórica”

Con la beatificación del Dr. Josep Samsó celebrada ayer, día 23 de enero, en la basílica de Santa María de Mataró, podemos decir que hemos vivido en nuestra tierra un acontecimiento ciertamente histórico. Ésta es, en efecto, la primera beatificación que se celebra en nuestra diócesis y en Cataluña entera siguiendo las disposiciones de Benedicto XVI, quien decidió que estos actos se hagan en las diócesis, mientras que las canonizaciones se reserven para Roma.
En el siglo XIX Cataluña tuvo lo que los historiadores llaman el paso de los santos. También el siglo pasado ha tenido su paso de los santos, muchos de ellos con la palma martirial, lo cual los convierte en grandes testigos de la fe y en ejemplos dignos de imitación para los cristianos de hoy.
Esta beatificación ha sido motivo de gozo porque tenemos el ejemplo de un sacerdote mártir de nuestra tierra, al que podemos imitar y que se une a los sacerdotes santos de la Iglesia de Barcelona, sobre todo a San Josep Oriol, el austero beneficiado de la parroquia del Pino (por eso el pueblo le llamaba el doctor Pan y Agua) y amigo y servidor de los pobres y enfermos, y al beato Pere Tarrés, médico, apóstol seglar y finalmente santo sacerdote, del todo entregado a su ministerio sacerdotal y al servicio de los enfermos más necesitados, los afectados por la tuberculosis, de muy difícil curación entonces.
Es un motivo de gozo en especial para la ciudad de Mataró y para la basílica de Santa María, que ha vivido este acontecimiento como culminación de las celebraciones de su milenario. Agradezco al Santo Padre que, accediendo a mi petición, me haya permitido celebrar este acto. Pienso que ha sido grato y providencial haberlo podido celebrar en la misma basílica de Santa María, de la cual fue párroco el doctor Samsó y en la que se guarda su sepultura.
Proclamar a un beato es un acto que se hace para ayudar a unos cristianos a amar más a Dios y a los hermanos, y dicho amor incluye la acogida, el perdón, la reconciliación con todos. Sin embargo, en el caso del doctor Samsó, este mensaje de perdón y reconciliación se intensifica, dado que él entregó cruentamente su vida perdonando. Creo que también hoy necesitamos testimonios y ejemplos como el del párroco de Santa María de Mataró, para amarnos más, para perdonarnos más y para hacer más fraternal la convivencia entre nosotros.
Como modesta aplicación de este espíritu, visité en Mataró a la hija de Joan Peiró, porque su padre sentía estima y respeto hacia el doctor Samsó ya que éste perdonó y no quiso denunciar a su hijo por unos hechos sucedidos en la basílica la mañana del 6 de octubre de 1934. Y Joan Peiró quiso librar de la muerte al rector de Santa María, cosa que no fue posible por varias circunstancias. La conversación que tuve con su hija fue muy interesante y cordial, coincidiendo ambos en la necesidad que hoy tenemos de perdón y de reconciliación, para construir así una convivencia rica de valores y más fraternal.
Deseo y pido a Dios que este acontecimiento que acabamos de vivir redunde en frutos de vida cristiana en nuestras diócesis. De manera especial, deseo y pido nuevas vocaciones al sacerdocio, por la intercesión de este nuevo beato, quien siempre quiso ser un sacerdote de Jesucristo, fiel en todo a su vocación.

+ Lluís Martínez Sistach
Cardenal arzobispo de Barcelona

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37840 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).