Reportaje Vaticano: El Papa visita la Sinagoga

JT: El Papa Benedicto XVI hizo su primera visita a la principal Sinagoga de Roma el pasado fin de semana. Fue una visita emotiva y marcó un progreso real en las relaciones entre el Papa y la comunidad judía de la ciudad. Hablaremos de ello hoy en este Reportaje Vaticano. Soy John Thavis, Jefe en Roma de Catholic News Service.

CW: Soy Cindy Wooden, corresponsal en Roma de Catholic News Service. Las tensiones que rodearon la visita del Papa a la Sinagoga parecieron desaparecer rápidamente. De hecho, los congregados estallaron en aplausos cuando el Papa cálidamente saludó al retirado Gran Rabino de 94 años en las escaleras de la Sinagoga. Hubieron lágrimas y más aplausos durante su visita de dos horas al barrio judío, la Sinagoga principal y el museo judío.

JT: Los últimos dos años no han sido fáciles para las relaciones del Papa con la comunidad judía. Primero hubo la oración por la salvación de los judíos que se usa en la liturgia del Viernes Santo del rito tridentino; después el Papa levantó la excomunión del obispo tradicionalista que negó la magnitud del holocausto. Y finalmente, hace unas semanas, adelantó la causa de canonización del Papa Pío XII, que muchos judíos creían que no había hecho lo suficiente para denunciar el Holocausto. De una manera sutil, el Papa Benedicto XVI trató estos tres temas en la Sinagoga romana.

CW: La pregunta sobre la conducta del Papa Pío XII a lo largo de la Segunda Guerra Mundial dominó los titulares antes y después de la visita. Pero el Papa y los líderes judíos también miraron los valientes esfuerzos de los católicos y las órdenes religiosas para ayudar a los judíos. La discusión estuvo lejos de ser teórica. Se encontraban sobrevivientes del Holocausto en las primeras filas de la Sinagoga y el Papa participó de la firme ovación hacia ellos. El líder de la comunidad judía en Roma contuvo las lágrimas mientras le decía al Papa que no hubiera nacido si las monjas de Florencia no hubieran escondido a su padre durante la guerra. Dijo que la valentía de las monjas florentinas hicieron que el silencio del Papa Pío XII fuera mucho más asombroso.

JT: Benedicto XVI respondió a esto de una manera gentil. Dijo que el Vaticano cuando Pío XII era Papa había provisto asistencia a los judíos de una manera discreta y escondida. Y de hecho, los historiadores de la Iglesia dicen que hubiera sido impensable para los sacerdotes y monjas haber arriesgado sus vidas, sus conventos y obtener el castigo nazi sin el apoyo de Pío XII. Benedicto XVI tocó otro tema sensible cuando le recordó a su audiencia que la Iglesia ha rogado el perdón por las veces que los católicos han contribuido al antisemitismo y rezó para que esas heridas sanen para siempre.

CW: Benedicto XVI reafirmó con fuerza las enseñanzas del Concilio Vaticano II en relación al respeto por los judíos y al Judaísmo. En algunas partes de la comunidad judía existen persistentes sospechas que los católicos quieren el diálogo con los judíos solamente como pretexto para convertirlos. Pero las palabras del Papa estaban llenas de respeto por las tradiciones espirituales de los judíos, incluidas algunas que comparten los católicos. Los líderes judíos dijeron, después de la visita del Papa, que estaban contentos por la referencia del Pontífice hacia la comunidad judía como “la gente de la Alianza” – no la antigua Alianza”- lo que implica un reconocimiento que su especial vínculo con Dios perdura.
JT: Finalmente, el rabino Riccardo di Segni, el Gran Rabino de Roma y el Papa Benedicto XVI hablaron de la importancia del fortalecimiento del diálogo católico-judío y el restablecimiento de los valores bíblicos para la sociedad. A este respecto, el Papa dijo que los cristianos y los judíos comparten una fuente ancestral: los Diez Mandamientos y los llamó “una estrella que guía la fe y la moral” del mundo moderno.
Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37933 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).