Mons. José Sánchez: "La oración por la unidad de los cristianos es una obligación"

sanchez_gonzalez1
Semana de ración por la unidad de los cristianos
Desde el pasado domingo 17 de enero, se celebra en toda la Iglesia la Semana de oración por la unidad de los cristianos, que termina el próximo 25 de enero, fiesta de la Conversión de San Pablo.
La oración por la unidad de los cristianos es una obligación que se deriva de la propia oración del Señor para que seamos uno como Él y el Padre son uno, para que el mundo crea. Siendo, por tanto, la unidad de los cristianos un don de Dios, que tiene como fuente y causa la unidad de Dios, que supera las fuerzas humanas, es indudable que hay que pedirla; que la oración es necesaria.
Esta es la razón por la que hace ya más de un siglo se establece este tiempo especial de oración por la unidad de los cristianos, aunque orar con esta intención ha de ser una obligación constante.
Sabemos, por otra parte, que los dones o gracias de Dios que invocamos por la oración, llevan siempre anejo el compromiso de nuestra disposición a caminar en la dirección del don y a poner cuanto esté de nuestra parte para que el don se realice plenamente. La unidad no se realizará, si los cristianos nos empeñamos en seguir divididos o enfrentados, o nos ignoramos o infravaloramos entre nosotros o en nuestra relación con los hermanos separados, o si pretendemos establecer otro tipo de unión o por otros medios que no estén en el plan de Dios sobre la unidad.
A la oración por la unidad, especialmente en esta semana, y siempre ha de acompañar el testimonio de nuestra vida. Con razón los Obispos de la Comisión Episcopal de Relaciones Interconfesionales en España, en su mensaje para esta semana, han escogido como lema las palabras del Resucitado a los discípulos: “Vosotros sois testigos…” (Lc 24,48).
Con estas palabras, el Señor Resucitado encargó a sus discípulos de entonces y a los cristianos de todas las épocas proclamar con su palabra y a proclamar, con sus obras y con su vida, su experiencia con Jesucristo muerto y resucitado. En definitiva, nos envía a ser testigos del amor infinito de Dios a todos los hombres, que tiene su máxima expresión en la muerte y resurrección de su Hijo por todos, que se nos comunica por el Espíritu que nos ha sido dado y que se realiza en el hecho de que por la fe y el bautismo somos constituidos en una única familia de hijos de Dios y hermanos. Éste es el regalo recibido y ésta es nuestra misión y nuestra tarea.
Superados los enfrentamientos de otras épocas y lejos de todo afán proselitista, que tanto daño han hecho a la unidad, es necesario que nos incorporemos al movimiento ecuménico de oración por la unidad, de respeto a las legítimas diferencias, de acercamiento a los demás hermanos cristianaos, procedentes de otras tradiciones cristianas, como ortodoxos, protestantes, anglicanos… para conocernos mejor y apreciarnos más, de diálogo fraterno, de colaboración en obras que contribuyan a la edificación de la única Iglesia de Jesucristo, en la riqueza de sus múltiples carismas, de superación de la memoria de luchas, enfrentamientos y condenas.
La presencia entre nosotros, a causa de la inmigración, del turismo y la mayor facilidad en la movilidad, de hermanos cristianos de otras tradiciones hemos de considerarla como un regalo y una oportunidad para ejercitarnos en el espíritu y en la práctica del ecumenismo: Por la oración, por el mutuo conocimiento y estima, por el diálogo, por las relaciones fraternas, por la solidaridad y, de este modo, contribuir a la edificación de una sola familia de hermanos.

Os saluda y bendice vuestro Obispo,
+José Sánchez
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37933 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).