Mons. José Sánchez explica el significado del Bautismo del Señor

bautismo de jesus
Pasadas las fiestas de Navidad, la Iglesia nos introduce en la contemplación de las grandes epifanías o manifestaciones de Jesús, en continuidad con la fiesta de la Epifanía o de los Reyes Magos. En este domingo, día 10 de enero, celebramos el Bautismo de Jesús en el Jordán y la primera manifestación del Señor al pueblo de Israel, representado en la muchedumbre que acudía a Juan el Bautista para ser bautizados con un Bautismo, que no producía la limpieza de los pecados, sino que lo significaba para aquellos que accedían arrepentidos y dispuestos a cambiar de vida.

Al salir Jesús del Jordán después de ser bautizado por Juan, a lo que éste, al principio, se negaba, pues era él que tenía necesidad de ser bautizado por Jesús y no al revés, se produce una revelación, manifestación o epifanía, al estilo de las que se narran en el Antiguo Testamento o después, por ejemplo, en la Transfiguración del Señor: Se abre el Cielo y, desde la nube se oye la voz del Padre, que revela al Hijo Unigénito. Aparece también el Espíritu en forma de paloma. Se trata de una epifanía trinitaria y de Cristo.

De este modo, el Bautismo de Jesús, que no lo necesitaba, se convierte en la ocasión de la primera revelación de Jesús al pueblo pecador y penitente y proyecta su luz sobre la naturaleza y misión de Jesús, al mismo tiempo que prefigura el nuevo Bautismo, en el que Jesús no será el bautizado, sino el que bautiza, y el agua, por la acción del Espíritu y en nombre de la Santísima Trinidad, será no sólo símbolo del perdón de los pecados, sino, además, instrumento eficaz por el que Dios nos perdona y nos hace hijos suyos en el Hijo Unigénito, miembros del Cuerpo de Cristo, del cual Él es la Cabeza, y sus discípulos. Por eso nos llamamos cristianos.

En este curso Pastoral 2009-2010, centrados en mejorar el proceso de la Iniciación Cristiana y de los Sacramentos propios de la misma, la celebración del Bautismo de Jesús, al principio de este nuevo año 2010, nos ofrece una oportunidad insuperable de centrar nuestra atención en este importantísimo y fundamental Sacramento del Bautismo y de comprometernos todos a mejorar su preparación, celebración y posterior compromiso de vida.

En el Plan Pastoral se nos invita a intensificar la Catequesis, siguiendo un proceso de inspiración catecumenal, cuidando la identidad y formación de los Catequistas y el papel insustituible de la familia. Al mismo tiempo, a instaurar en la diócesis el Catecumenado.

Estas palabras se centran principalmente en la etapa de la preparación para los Sacramentos de Iniciación – Bautismo, Confirmación y Primera Eucaristía o Comunión, a la que suele preceder la primera Penitencia. Como cada vez es más frecuente que soliciten el Bautismo personas adultas o niños ya con discernimiento, es necesario instituir el Catecumenado, que es un largo proceso de preparación para el Bautismo y para los demás Sacramentos. Pero, aun para los niños pequeños, mejor dicho, para sus padres y padrinos, es necesaria una mejor preparación.

Muy importante es también cuidar la celebración. Es necesario que el Bautismo se celebre con la preparación detalle y belleza que requiere un acontecimiento tan importante. Aquí la responsabilidad recae principalmente en el sacerdote; pero también en los padres, padrinos, familiares, acompañantes y en la propia comunidad.

Desde luego, la etapa más delicada y la menos cuidada es la posterior a la celebración. No debe ser bautizado un niño, si no hay un compromiso serio de los padres, de los padrinos, de la abuela o de quien sea, de educarle en la fe, de acompañarle con el ejemplo en su crecimiento como cristiano, de prepararle adecuadamente para los siguientes Sacramentos, de mantenerle activo y vivo en la vida de la comunidad, de orientarle en su vocación cristiana o de especial entrega a Dios en otros ministerios.

Todos, pero especialmente los que son bautizados y sus padres, padrinos y el sacerdote y aun la propia comunidad tenemos una especial responsabilidad y una sagrada misión frente a todo nuevo bautizado.

+ José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 37840 Artículos
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).