Nota del Consejo Pastoral Diocesano de la archidiócesis de Tarragona sobre la crisis económica y las familias afectadas

paro
Con fecha de 28 de noviembre de 2009 se ha reunido el Pleno del Consejo Pastoral Diocesano del Arzobispado de Tarragona, que es un Consejo formado por miembros de todos los sectores de la pastoral diocesana —presbíteros, diáconos, religiosos y religiosas y sobre todo laicos y laicas— al que corresponde, bajo la presidencia del Arzobispo, investigar y ponderar todo lo que se refiere a las actividades pastorales y proponer conclusiones prácticas.

En esta reunión de finales de noviembre los miembros de este Consejo hemos tomado conciencia de la situación actual y creciente de crisis económica, que nos afecta a todos.
En este sentido manifestamos lo siguiente:

1. Nos duele en el alma y hiere nuestra sensibilidad humana y cristiana que tantas familias y tantas personas estén injustamente afectadas por una crisis a menudo provocada por los errores y ambiciones de personas y estructuras sin escrúpulos. Estamos al lado de quienes sufren y les queremos dar nuestro apoyo.

2. Nos comprometemos personalmente a fin de que nuestra sensibilidad tenga forma de solidaridad con nuestra aportación personal y económica a favor de quienes la crisis pone en el umbral de la pobreza y la exclusión social. Esta solidaridad la vemos como una expresión del amor fraterno que es el distintivo de los cristianos, como nos lo enseñó Jesucristo (cf. Resolución 76 del Concilio Provincial Tarraconense de 1995).

3. Desde la comunidad cristiana la Cáritas de cada parroquia y de los arciprestazgos trabaja en el servicio de acogida y de atención personal y familiar, de distribución de alimentos, de orientación laboral, de apoyo escolar, de reciclaje y distribución de ropa, etc ., con la orientación y apoyo de Cáritas Diocesana. Valoramos mucho esta tarea y hacemos un llamamiento urgente a todos los ciudadanos a colaborar con Cáritas y con otras organizaciones de acción social, con la acción voluntaria y con la contribución económica, por sentido humanitario y evangélico.

4. Valoramos el esfuerzo económico y social que hace la Administración pública a todos los niveles, y pedimos que se intensifique, ya que es un deber de justicia que debe llegar a todos los ciudadanos carentes de lo imprescindible para subsistir y para a vivir con dignidad. Pensamos que el poder político, en sus presupuestos y previsiones, debe prescindir de gastos no necesarios y de aquéllos que pueden esperar, para mantener y aumentar los recursos materiales en favor de los desamparados, cuyo número va en aumento por la tasa de desempleo tan elevada y porque son demasiadas las personas y familias que no reciben ya ningún subsidio.

5. Una crisis económica tan profunda como la que sufrimos no es fruto del azar, y hay que detectar las causas y los responsables, que en buena parte provienen de la crisis generalizada de valores que vive la sociedad actual. De cara al futuro es necesario que los responsables políticos, económicos y sociales sean valientes y lúcidos para construir una sociedad fundamentada en el respeto de la promoción de la persona humana y en la búsqueda del bien común, y que fijen los criterios morales y humanitarios para para que no tenga que volver a vivir una situación así.

No podremos afrontar los retos del presente y del futuro que tiene planteados nuestra sociedad si no nos guiamos por los valores que fundamentan, ante todo, la dignidad de todas las personas.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).