Mons. José Sánchez, en desacuerdo con la nueva Ley de Extranjería

Jose_Sanchez
Ante la nueva Ley de Extranjería, carta de Mons. José Sánchez
El pasado día 9 de este mes de noviembre el Papa Benedicto XVI nos recibió en audiencia a los aproximadamente 300 participantes en el VI Consejo Mundial de la pastoral para los emigrantes y refugiados, que con el título “Una respuesta pastoral al fenómeno migratorio en la era de la globalización” organizó el Consejo Pontifico que se ocupa de estos temas.
Después de manifestar a los presentes su aprecio por el compromiso y la solicitud en el trabajo “en un ámbito social hoy día tan complejo y delicado, ofreciendo apoyo a quien, por libre elección o por necesidad, deja su país de origen y emigra a otras naciones”, el Santo Padre hace notar una de las características actuales del fenómeno de las migraciones, que es que también la emigración se ha globalizado, afectando a casi todos los países del mundo, entre oros motivos a causa de la creciente “brecha económica entre los países pobres y los industrializados” y de la “crisis económica mundial, con el enorme incremento del desempleo”
Por otra parte el Papa hace notar las dificultades que encuentra el emigrante a llegar a otros países para ser acogido y para integrarse ordenadamente.
En el fondo, todo ello es consecuencia de “una sociedad basada fundamentalmente en el mero desarrollo material”. Por lo cual el Papa apela ala necesidad de un “verdadero desarrollo que es sólo el que es integral, es decir, el que abarca a todos los hombres y a todo el hombre” Por lo mismo, ha de ser solidario y de alcance mundial y “ si las diferencias culturales – como ya dijo el Papa Juan Pablo II – se acogen como ocasión de encuentro y diálogo, y si la repartición desigual de los recursos mundiales provoca una nueva conciencia de la necesaria solidaridad que debe unir a la familia humana» “En consecuencia – subraya Benedicto XVI – hay que dar respuestas adecuadas a los grandes cambios sociales actuales, teniendo claro que no se producirá un desarrollo efectivo si no se favorece el encuentro entre los pueblos, el diálogo entre las culturas y el respeto de las legítimas diferencias” Y se pregunta: ¿Por qué no considerar el actual fenómeno mundial migratorio como una condición favorable para la comprensión entre los pueblos y para la construcción de la paz y de un desarrollo que abarque a toda nación?: Las migraciones nos invitan a poner de relieve la unidad de la familia humana y el valor de la acogida, de la hospitalidad y del amor al prójimo. Pero esto debe traducirse en gestos diarios de comunión, de participación y de solicitud por los demás, especialmente por los necesitados.
Para ser acogedores los unos para con los otros —enseña san Pablo— los cristianos saben que deben estar dispuestos a escuchar la Palabra de Dios, que nos llama a imitar a Cristo y a permanecer unidos a él”. “Este tesoro de fraternidad los hace , “Los emigrantes – termina diciendo – no son sólo un , sino que constituyen un que hay que saber valorar oportunamente para el camino de la humanidad y para su auténtico desarrollo”
Vista a esta luz la reforma en curso de la Ley de Extranjería en la Unión Europea y España, no puedo menos de manifestarme en desacuerdo con algunos de sus puntos, como son:
Las restricciones en el legítimo derecho de reagrupación familiar, en línea ascendente, que necesariamente afectarán al equilibrio y estabilidad de los inmigrantes y a sus posibilidades de integración armónica en la sociedad.
La prolongación del tiempo de “retención” hasta 60 días, de los inmigrantes “indocumentados”, que es claramente una pena de privación de libertad, reservada a delincuentes, y en condiciones de difícil acceso por parte de servicios, como el religioso, exigido por el derecho fundamental de libertad religiosa.
La discutible restricción de la hospitalidad, que mermará necesariamente, por miedo a sanciones, la acogida fraterna, el acompañamiento desinteresado y la ayuda necesaria y oportuna.
Asimismo, las restricciones y limitaciones o las condiciones más gravosas, que se imponen a los extranjeros en determinadas condiciones para el acceso a la educación no obligatoria, a la vivienda y al derecho de justicia gratuita.

+José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).