Benedicto XVI: el hambre se puede combatir

Cooperación y subsidiariedad son las respuestas que la Iglesia indica a las naciones del mundo para enfrentar y resolver el problema de la inseguridad alimenticia. Es el camino propuesto por Benedicto XVI que asistió este lunes a la FAO, en Roma y tomó la palabra en el vértice mundial de la Organización. Crece el número de los que sufren hambre y sin embargo, en el mundo no existen respuestas para nutrir adecuadamente a todos sus habitantes. Los países pobres, aunque están integrados dentro de la economía mundial, son más vulnerables. Reconocer el valor trascendente de cada hombre y mujer es el primer paso para favorecer la conversión del corazón que puede sostener el esfuerzo para erradicar la miseria, el hambre y la pobreza en todas sus formas. Concretamente, el Papa indicó los caminos de la solidaridad y la subsidiariedad entre las naciones, observó que es necesario un desarrollo agrícola respetuoso con el ambiente, de sus necesidades y de las esperanzas de las comunidades locales, en un contexto económico y financiero mundial inspirado en la lógica del desarrollo y no en el provecho como valor absoluto. Benedicto XVI condenó la especulación y la tendencia a considerar los elementos de base, como cereales, del mismo modo que el resto de las mercancías. El mensaje del Papa fue que el hambre puede combatirse.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).