Benedicto XVI señala que la Palabra de Dios es la verdadera semilla que transforma el mundo

papaventanaangelus
Benedicto XVI a mediodía, como cada domingo, se ha asomado a la ventana de su apartamento pontificio en la plaza de san Pedro para dirigir la oración mariana del Ángelus. En su alocución previa, el Papa ha saludado a los fieles y peregrinos y les ha recordado, según ha informado Radio Vaticano, que hemos llegado a las dos últimas semanas del año litúrgico. “Demos gracias al Señor -ha dicho el Pontífice- por habernos concedido, una vez más este camino de fe, antiguo pero siempre nuevo, en la gran familia espiritual de la Iglesia”.
«Es un don inestimable, que nos permite vivir en la historia el misterio de Cristo, acogiendo en los surcos de nuestra existencia personal y comunitaria la simiente de la Palabra de Dios, simiente de eternidad que transforma, por dentro, este mundo y lo abre al Reino de los Cielos».
En el itinerario de las lecturas bíblicas dominicales, el Santo Padre se ha parado a reflexionar sobre las palabras del Evangelio de san Marcos en las que presenta una parte del discurso de Jesús sobre el fin de los tiempos.
Concretamente se ha centrado en una frase de este discurso que “sorprende -ha dicho el Papa- por su claridad sintética: el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. Esta profecía de Cristo significa -ha explicado- que la Sagrada Escritura no conoce ambigüedad.
“Todo está destinado a terminar, incluso el cielo en sentido cósmico (no como sinónimo de Dios) -ha afirmado el Papa- porque todo lo creado está marcado por lo finito, comprendidos los elementos divinos de las antiguas mitologías: no existe ninguna confusión entre lo creado y el Creador, sino que hay una diferenta neta”.
Con una distinción tan clara como ésta, Jesús afirma que sus palabras “no pasarán”, es decir, están de la parte de Dios y por eso son eternas. A pesar de haber sido pronunciadas en la concreción de su existencia terrena, éstas son palabras proféticas por excelencia, como afirma en otro parte Jesús, dirigiéndose al Padre celestial: “Las palabras que tú me trasmitiste se las he trasmitido yo a ellos. Y ellos las han aceptado: se han convencido de que salí de tu lado y han creído que tú me mandaste”. (J. 17,8)
Benedicto XVI ha hablado asimismo de la célebre parábola en la que Cristo se compara al sembrador y explica que la simiente es la Palabra: los que la escuchan llevan en sí el fruto y forman parte del Reino de Dios, es decir, viven bajo su señoría; “están en el mundo, pero no de este mundo, porque llevan dentro de ellos una semilla de eternidad, un principio de transformación que se manifiesta ya ahora en una vida “buena”, animada por la caridad, y al final producirá la resurrección de la carne. “Ésta es la potencia de la Palabra de Cristo”, ha afirmado el Pontífice.
El Papa ha terminado señalando que la Virgen María es el signo viviente de esta verdad. Porque su corazón fue “tierra buena” que acogió con plena disponibilidad la Palabra de Dios, de manera que toda su existencia transformada según la imagen del Hijo, ha sido introducida en la eternidad, con alma y cuerpo, anticipando la vocación eterna de todo ser humano.
Tras la oración mariana del Ángelus, Benedicto XVI ha saludado en distintas lenguas a los fieles. Ha dado las gracias a los participantes en la Asamblea Plenaria de la Comisión Episcopal Europea para los Medios de Comunicación Social, entre los que se encontraban Mons. Joan Piris, obispo de Lleida y presidente de la Comisión de Medios de España, y el sacerdotes José María Gil, secretario de la misma, por su cualificada contribución a la “cultura de Internet y en la comunicación de la Iglesia”.
Ha recordado asimismo el Papa que hoy se celebra la Jornada Mundial de la Memoria por las Víctimas de los accidentes de carretera. “Confío los difuntos a la misericordia de Dios y animo a todos los conductores que van por las carreteras del mundo, a que viajen con prudencia, en espíritu de responsabilidad por el don de su propia vida y la de los demás”, ha afirmado el Papa. “El Señor proteja a los que viajan”.
Y en español el Santo Padre ha saludado en especial a los peregrinos colombianos que hoy se encontraban en la plaza de san Pedro como conclusión de una caravana motorizada pidiendo la libertad de todos los secuestrados, no sólo en Colombia, sino en todo el mundo. Al dirigirse a ellos, la caravana motorista ha puesto en marcha sus motores en señal de saludo al Papa: Saludo con afecto a los peregrinos de lengua española que participan en esta oración mariana, en particular a los fieles provenientes de Colombia, y a quienes se unen a ella a través de la radio y la televisión. Que la contemplación del misterio de Cristo y la meditación asidua de la Palabra de Dios acreciente en nosotros el deseo de servirle para que, a ejemplo de la Virgen María, fundemos nuestra vida sobre la roca firme de la fe y aceptemos con prontitud la voluntad amorosa de Dios. Muchas gracias y feliz domingo!

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).