El arzobispo de Madrid recuerda que “ninguna instancia puede negar o limitar el derecho a la vida”

roucoalmudena
El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela presidió ayer lunes en la madrileña Plaza Mayor, la Solemne Eucaristía con motivo de la Festividad de Santa María la Real de la Almudena, Patrona de Madrid. Bajo el lema ‘Ahí tienes a tu Madre’, el cardenal afirmó que “a todo hombre, por muy insignificante, minúsculo, enfermo, débil, avejentado que esté, se le debe un respeto personal y social sin condiciones” razón por la cual “nadie puede disponer de El como de un objeto”.

Acompañado por miles fieles, venidos de diferentes puntos de la capital, el Cardenal de Madrid recordó durante su homilía la importancia del respeto al hombre. Por ello, no dudó en subrayar que todos los cristianos siempre tendrán que tener presente que “todo ser humano, desde el momento de su concepción hasta su muerte, es sujeto de una dignidad inviolable”.

En esta misma línea, Rouco señaló que esta actitud, de defensa y respeto por la vida, mostrada siempre por los cristianos madrileños, posee una “consecuencia ética para sus vidas igualmente incontestable: a todo hombre, por muy insignificante, minúsculo, enfermo, débil, avejentado que esté, se le debe un respeto personal y social sin condiciones. Además, el cardenal añadió que “nadie puede disponer de El como de un objeto” y que por tanto “ninguna instancia de este mundo puede negar o limitar su derecho a la vida, a la integridad física y moral, a la libertad para vivir en consonancia con su vocación de hijo de Dios”.

Asimismo, el cardenal también tuvo unas palabras de ánimo y apoyo para todas aquellas personas, que hoy en día y debido a la crisis económica viven momentos de dificultad. Por ello, Rouco se dirigió de una manera especial a los jóvenes, a los que recordó que deben de luchar por defender la cultura de la vida dejando de lado “los programas materialista de vida personal, de relación social y de proyectos de futuro, marcados por lo que el Siervo de Dios Juan Pablo II no dudó nunca en llamar la cultura de la muerte”.

La Cruz de la JMJ

Durante su homilía, también hizo referencia a la Cruz de la JMJ, que presidió la Ceremonia, explicando que “los jóvenes de Madrid se encuentran en estos momentos, al comienzo del curso académico 2009/2010, en torno a la Cruz de las Jornadas Mundiales de la Juventud” la cual, “fue confiada por Benedicto XVI en el Domingo de Ramos de este año para preparar la JMJ 2011 en Madrid”.
“Los jóvenes de Madrid abrazan la Cruz para que todos vean dónde está y quién es El que puede iluminar, guiar y acompañar sus vidas si quieren que no fracasen ni ahora ni nunca, ni en el tiempo ni más allá del tiempo: en la eternidad” señaló el cardenal.

Igualmente, el Arzobispo de Madrid, recordó que “el amor que se dona gratuitamente” es “la fórmula de la felicidad” la cual se logra “a través de la Cruz, conociendo al Señor de verdad”. Por ello, el cardenal, animó una vez más a todos los jóvenes, para que conozcan a la Virgen de la Almudena, la cual “busca hoy, con su Hijo, las miradas de todos los madrileños: de los que más sufren en el alma y en el cuerpo, en su vida íntima y en sus familias; la mirada de los alejados de Cristo y de su Iglesia y, muy singularmente, la mirada de los niños y la de los propios jóvenes de la capital”.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).