«Un mensaje sin pelos en la lengua»

hellin300709
Por Mons. Francisco Gil Hellín, Arzobispo de Burgos /

«La Iglesia está en primera línea en la lucha contra el VIH/SIDA y en la atención a las personas infectadas y contagiadas. Con el Santo Padre Benedicto XVI, este Sínodo advierte que el problema no puede superarse con la distribución de profilácticos. Pedimos a todos los que se interesan de verdad en parar la trasmisión sexual del VIH/SIDA que reconozcan el éxito que han obtenido los programas que aconsejan la abstinencia entre los no casados y la fidelidad entre los casados». Estas palabras, claras e incisivas, forman parte del Mensaje que los obispos africanos han dirigido al término del Sínodo Especial para África celebrado este mes de octubre en Roma. Va destinado a los habitantes de aquel gran continente, pero es aplicable, en buena medida, a cualquier país del mundo, incluido el nuestro.
Así como no se han mordido la lengua para denunciar la incapacidad del preservativo para superar la pandemia del SIDA, tampoco lo han hecho con la corrupción de los políticos, la crisis financiera o la complicidad de los poderes extranjeros con los líderes locales. Refiriéndose, por ejemplo, a los católicos africanos comprometidos en la vida pública, señalan con acentos proféticos: «África necesita santos en los cargos públicos relevantes: políticos santos que despejarán la corrupción del Continente, trabajarán para el bien de la gente y sabrán entusiasmar a otros hombres y mujeres de buena voluntad, también no cristianos, para unirse contra los males comunes que atenazan a nuestras naciones». Luego, tras deplorar que muchos católicos en cargos públicos de prestigio no han respondido adecuadamente, les dicen con toda contundencia: «les invitamos a arrepentirse y dejar el ruedo público, cesando así de ser la ruina del pueblo y dar mala fama a la Iglesia Católica».
Por lo que se refiere a la mujer, también han sido muy clarividentes. «Hay que reconocer y promover la aportación específica de las mujeres», pero «no sólo en casa, como esposas y madres, sino de modo más general en la esfera social. Hay que crear estructuras concretas para garantizar la participación real de las mujeres en los niveles apropiados».
Creo que han sido especialmente valientes las palabras que dirigen a los poderosos de este mundo. «Tratad a África con respeto y dignidad. África reclama, desde hace tiempo, un cambio del orden económico mundial respecto a las estructuras injustas que se han acumulado sobre ella. La reciente turbulencia del mundo financiero demuestra la necesidad de un cambio radical de las reglas. Pero sería una tragedia que los cambios se tradujesen sólo en beneficios para los ricos y repercutiesen negativamente en los pobres»
Refiriéndose a la corrupción política de muchos líderes africanos, no dudan en afirmar: «cualquiera que sea la incidencia de los intereses extranjeros –que es muy grande-, siempre existe la vergonzosa y trágica complicidad de los líderes locales: políticos que traicionan y venden a bajo precio a sus naciones»
Por último, conscientes de dónde brota la fuerza y convicción de su Mensaje, hacen esta sencilla y, a la vez, valiente profesión de fe: «Estamos convencidos de que la principal contribución de la Iglesia a los pueblos de África es la proclamación del Evangelio de Cristo».
Algunas veces se pregunta la gente buena por qué se persigue tanto a la Iglesia Católica, especialmente hoy. Este Mensaje de los obispos africanos señala una causa fundamental: porque defiende a los pobres frente a los poderosos y porque promueve un orden social justo en el que todos los hombres y mujeres sean tratados como exige su dignidad de personas, creadas a imagen de Dios.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).