El obispo de Ciudad Real explica el significado del Día de la Iglesia Diocesana

algora
“Somos parte de una Iglesia que acompaña y ayuda. Participa”. Es la idea matriz que este año nos hemos dado para celebrar que somos la Iglesia Católica que peregrina en Ciudad Real en comunión con la Iglesia de Roma, y con el Papa, con todas las diócesis del mundo.
La primera idea que contiene el lema de este año es toda una confesión de fe: “Somos parte de la Iglesia”, en el sentido de formar parte de este Misterio grande del Amor de Dios que la Iglesia es. “Con el término “Iglesia” -nos dice el Compendio del Catecismo- se designa al pueblo que Dios convoca y reúne desde todos los confines de la tierra, para constituir la asamblea de todos aquellos que, por la fe y el Bautismo, han sido hechos hijos de Dios, miembros de Cristo y templo del Espíritu Santo.” Efectivamente, la Iglesia en realidad se nos ha regalado y nosotros formamos parte de Ella “por la fe y el Bautismo”. (n. 147)
Importa señalar que la Iglesia no es la suma de todos los que nos decimos católicos y porque así lo hayamos decidido nosotros, pues, aun cuando no anula nuestra libertad y nuestra personalidad, Dios es el que “nos convoca y reúne, desde todos los confines de la tierra”, a los que nos han precedido, a los que estamos en el mundo y a los que vendrán. Por eso, en este día, hemos de sentir una profunda emoción y alegría, porque el Dios Todopoderoso y Eterno se me da en mi Iglesia, muy dentro de mí y muy dentro de mis hermanos, a los que ha hecho sacerdotes, consagrados y seglares. Sin la Iglesia, se busca a Dios a tientas y con gran mérito probablemente. En la Iglesia, se vive su presencia: Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Palabra y Sacramentos, personas y acciones pastorales, caridad que nos une en su presencia también en los hermanos necesitados y empobrecidos por la maldad y la injusticia.
Por eso, sigue nuestra frase diciendo: “…una Iglesia que acompaña y ayuda”. Sí, es, para todos nosotros, “comunión” y “misión”. En este sentido nos acompaña desde la cuna hasta la sepultura. ¡Qué sería de nosotros sin la ayuda de la Gracia! En el Día de la Iglesia Diocesana, nos sentimos envueltos en este Misterio de Amor que dinamiza, que mueve, que proyecta al Pueblo de Dios a su vez a acompañar y ayudar, a realizar la Misión de anunciar la Palabra, de invitar a los sacramentos y a volcar nuestra energía en materializar el Amor recibido en la ayuda y el socorro de cuantas necesidades sufren nuestros contemporáneos.
A modo de conclusión, nos interpela hoy este imperativo: “Participa”. Quizá por ser mayoritario el catolicismo español ha sufrido y padece, hoy también, una inercia indolente que cede y descansa responsabilidades en los demás: “Yo sé que rezas por mí…” “Ya tengo a mi madre, y a mi abuela que son unas santas, y que me sacan las limosnas que doy con gusto”. “Mi mujer es catequista y a los chicos los educamos como Dios manda”. Frases sin fin, que dan cuenta de la necesidad de un cambio cualitativo en tantas vidas de “buena gente”, sí, pero que se pierden la riqueza de la vida de la Iglesia y que no pasan de dar algunas monedas, porque no “participan” del Amor de Dios en la intimidad de sí mismos, en la cercanía de la comunidad eclesial y en la alegría de las realizaciones, bien prácticas y concretas, que remedian necesidades, sí, pero que, sobre todo, levantan al caído a la dignidad de hijo de Dios con la cabeza, el corazón y las manos empleados en el oficio del testigo que forma parte de la Iglesia. Celebremos gozosos este día… hacemos mucho, sí, y, con el Amor de Dios, en su Iglesia, descubrimos todo lo queda por hacer.
Vuestro obispo
+ Antonio Algora
Obispo de Ciudad Real

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).