Reportaje Vaticano de la CNS

Cindy Wooden: Se ha hablado mucho en estos días sobre la dirección del Concilio Vaticano II en relación con el ecumenismo y el diálogo interreligioso, y cómo se han tomado algunas decisiones recientes del Papa Benedicto XVI. Hoy, en el Reportaje Vaticano, veremos el desarrollo de tres acontecimientos recientes: el inicio de un diálogo con un grupo de católicos tradicionalistas, un nuevo capítulo en el diálogo católico-ortodoxo, y una nueva forma de acoger a los anglicanos en la Iglesia. Soy Cindy Wooden, corresponsal de Catholic News Service en Roma.

John Thavis: Y yo soy John Thavis, director en Roma de Catholic News Service. A principios de esta semana, el Vaticano comenzó una reunión cara a cara con los líderes del grupo tradicionalista, la Sociedad Sacerdotal de San Pío X. El Papa Benedicto XVI levantó las excomuniones de los cuatro obispos de esta sociedad el pasado invierno.

El Vaticano espera que las actuales conversaciones conlleven a una plena comunión. Pero hay un gran problema por superar. Los tradicionalistas se oponen aún bastante a algunas enseñanzas fundamentales del Concilio Vaticano II. Específicamente, sobre el ecumenismo y el diálogo interreligioso. En una entrevista reciente, el superior mencionó que el ecumenismo es uno de los errores de la iglesia moderna y que la solución a la actual crisis es “retornar al pasado”.

Cindy Wooden: Se ha prestado mucha atención al diálogo con la Sociedad de San Pío X. Pero aún cuando el Vaticano parece estar haciendo todo lo posible para acomodar a un grupo que se opone al ecumenismo, el diálogo con otras iglesias Cristianas avanza mucho.
De todas las otras iglesias, los ortodoxos son los más cercanos a la Iglesia Católica en asuntos de doctrina y sacramentos.

Representantes de alto nivel, de ambas iglesias, se encontraron en Chipre toda la semana pasada para continuar las discusiones sobre el asunto más sensible que los separa: el rol del Papa. Después de varios años de tensión, todos los ortodoxos están de acuerdo con el diálogo, demostrando grandes esperanzas por el progreso hacia la unidad. Es claro que el ecumenismo está bien presente en la agenda del Vaticano.

John Thavis: Eso es correcto, pero a veces no es fácil medir el impacto ecuménico de las iniciativas del Vaticano. Este parece ser el caso del reciente anuncio de un nuevo sistema de aceptar grupos de anglicanos que desean unirse a la Iglesia Católica. Por un lado, el nuevo plan ha mostrado una notable flexibilidad: la Iglesia permite a los anglicanos descontentos mantener algunos de sus propios ritos y tradiciones, e incluso mantener la práctica de los sacerdotes casados. En esta situación, el Vaticano parece estar diciendo que la iglesia es realmente una «gran carpa», que es capaz de abrazar la diversidad.

Cindy Wooden: Al mismo tiempo, la gente se pregunta cómo este paso podría afectar el prolongado diálogo con la Comunión Anglicana. La idea de acoger grandes grupos de otras iglesias, a diferencia de individuos, es el punto más sensible en los círculos ecuménicos. En este caso particular, el Vaticano informó a los Anglicanos antes de hacer su anuncio, y los líderes de ambas iglesias fueron realmente capaces de hacer un anuncio conjunto – evitando una ruptura ecuménica. Como mencionó un funcionario del Vaticano, los católicos “no estamos pescando en el lago anglicano”, pero si hay personas que desean ser católicos, no podemos cerrar la puerta.

John Thavis: No hay duda, sin embargo, esta es una nueva forma de hacer las cosas. Y basados en lo que hemos visto en el transcurso de las dos últimas semanas, esto refleja bastante la percepción del Papa Benedicto XVI sobre el Concilio Vaticano II: un fuerte apoyo para el ecumenismo y el diálogo interreligioso, pero igualmente una fuerte toma de conciencia de que la Iglesia Católica es un hogar para todos. Soy John Thavis.

Cindy Wooden: Y yo soy Cindy Wooden

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).