Bendición de la sede de la JMJ 2011

En pleno centro de Madrid, en la parroquia de San Juan de la Cruz, tuvo lugar el pasado viernes 23 de octubre de 2009 un acto sencillo pero de profundo significado para el ulterior desarrollo de la organización de la próxima Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en Madrid, en el verano del 2011. El Cardenal Arzobispo de Madrid, Mons. Antonio María Rouco Varela, realizó la bendición de las dependencias que son ya sede de la Organización del encuentro.

Una Jornada Mundial de la Juventud supone siempre un gigantesco esfuerzo organizativo, dirigido todo este a que los jóvenes puedan gozar de un encuentro con Jesucristo y con su Iglesia. Así se expresaba don Gregorio Roldán, Delegado Diocesano de Juventud de la diócesis de Madrid:

“Estamos comenzando y los comienzos son encomendarse al Señor mucho, sabiendo y confiando que Él nos va a ayudar, nos va a tender la mano en el camino, y también humanamente organizarnos mucho. ¿Para qué tanta organización? Para que ningún joven, ningún peregrino que llegue a Madrid el 2011 tenga que plantearse qué comer, dónde dormir, dónde lavarme, por dónde tengo que ir, qué metro coger, sino que cualquier peregrino que venga, teniendo a su disposición todos los medios que están preparando en Madrid la Iglesia y la sociedad civil, los jóvenes sean peregrinos al encuentro del Señor”.

En el curso de una improvisada rueda de prensa, el Cardenal hablaba así ante los periodistas:

“Aquí lo que necesitamos es un lugar de acogida, lugar físico y de algún modo lugar eclesial también que los acoja, una parroquia, un grupo, que se encuentren en la Iglesia, en la casa de la Iglesia, en el sentido más humano y más espiritual y más eclesial de la expresión”.

Dentro de muy poco, en estos mismos despachos, comenzará una febril actividad de organización.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).