La Catedral Nueva de Plasencia se abre al culto tras su restauración

Catedral
La Catedral Nueva de Plasencia albergó ayer la celebración de la primera eucaristía, tras dos años de cierre por su restauración. Santo Gangemi, Primer Consejero de la Nunciatura presidió la celebración junto a D. Amadeo Rodríguez Magro, Obispo de Plasencia, D. Santiago García Aracil, Arzobispo de Mérida-Badajoz, D. Francisco Cerro Chaves, Obispo de Coria-Cáceres, D. Ciriaco Benavente Mateos, Obispo de Albacete y D. Antonio Montero Moreno, Arzobispo Emérito de Mérida-Badajoz. Además concelebraron esta misa, vicarios y un gran números de sacerdotes, acompañados por religiosos y religiosas de la Diócesis. También estuvo presente la alcaldesa de la ciudad Elia María Blanco y la corporación municipal, además del presidente de la Cofradía de la Virgen del Puerto, representantes de instituciones y asociaciones locales y demás asistentes.
La Catedral Nueva de Plasencia se ha llenado de fieles que han querido participar en esta primera misa en la que a la belleza del templo se ha sumado la de la imagen de la Virgen del Puerto, patrona de la ciudad que también estaba presente. En su homilía Don Amadeo Rodríguez, quiso destacar la belleza de la seo placentina que manifiesta la belleza de Dios, “todo en este templo, que recoge una larga historia de fe y de gloria de Dios, es expresión de la belleza de la encarnación en la que lo humano y lo divino se unen para mostrar, en Cristo, la insondable belleza de Dios”. También recordó con gratitud el trabajo de todos los que han hecho posible que hoy luzca en todo su esplendor esta catedral placentina, “en la acción de gracias de esta Eucaristía, estarán cuantos han intervenido en este monumental trabajo de restauración, por su dedicación y generosidad. Evocaremos lo hecho por obispos, deanes, capitulares, arquitectos, técnicos, trabajadores, artistas, por todos los que han puesto lo mejor de sí mismos en estos años de trabajo. Y recordaremos a los responsables políticos, a las administraciones nacionales, autonómicas o municipales, y a otras instituciones, que han puesto voluntad y medios hasta lograr este bello acabado que hoy admiramos”. Y de un modo especial valoró el trabajo realizado por Don Virgilio Vegazo, canónigo de la Catedral y que desde el cielo ha visto hecho realidad un sueño por el que tanto luchó. También en su homilía Don Amadeo destacó el rito de la dedicación del nuevo altar mayor, de mármol, que desde hoy luce la seo, “que se va a convertir en corazón y alma de este templo”. El Obispo de Plasencia quiso terminar su predicación dedicando sus últimas palabras a la patrona de los placentinos, “Y no puedo terminar sin referirme a la presencia entrañable entre nosotros de la Santísima Virgen del Puerto, Madre y Patrona de la ciudad de Plasencia. Que Ella, que desde su ermita ha contemplado los trabajos de consolidación en embellecimiento de este templo catedral, nos oriente a todos hacia la consolidación de nuestra vida en Cristo y hacia el testimonio de la belleza de la fe”.
Tras el rezo de las letanías de los Santos, se procedió a la colocación de las reliquias bajo el nuevo altar, reliquias de cristianos que entregándose sin reservas a Cristo, con él fueron ofrenda agradable y que pertenecen a los mártires Santa Librada, siglo IV, San Fidel de Sigmarina, siglo XVII, y el beato José Polo Benito que fue deán de esta Catedral y martirizado en 1936, también las reliquias de San Antonio María Claret, cuya fiesta se celebra hoy, y de la Madre Matilde, beata diocesana. Después se rezó la oración de dedicación, y el Señor Obispo de Plasencia llevó a cabo la unción, incensación, revestimiento e iluminación del altar.
La Eucaristía finalizó con la lectura de un cariñoso Mensaje del Santo Padre, de manos de Santo Gangemi, Primer Consejero de la Nunciatura ,y un sentido y emocionado canto del Himno a la Virgen del Puerto de todos los asistentes a esta celebración que llenaban la Catedral placentina por completo.

La bajada de la Virgen del Puerto
En la tarde de ayer la imagen de la Virgen del Puerto de Plasencia bajó en procesión desde su ermita hasta la Catedral de Plasencia. La patrona de los placentinos hizo varias paradas, la primera en el hospital sanitario que lleva su nombre, donde recibió el listado de enfermos y un ramo de flores. Luego bajo hasta la residencia de las Hermanitas de los Pobres, donde dejó su traje de Pastora para ser engalanada con la corona y el manto verde de su Coronación. Durante el recorrido miles de placentinos se acercaron hasta su patrona y cerca de 400 personas, divididas en varios turnos, la transportaron hasta llegar a la plaza Mayor, donde la esperaba el Obispo de Plasencia y el Cabildo Catedralicio, la alcaldesa de la ciudad Elia María Blanco y la corporación municipal. Allí la imagen recibió el bastón de mando de la ciudad, como alcaldesa de honor, y fue conducida hasta la Catedral donde tuvo lugar una celebración mariana. Antes de entrar en la Catedral los seminaristas diocesanos ofrecieron un canto en su honor.

El proceso de restauración
Este templo catedralicio luce hoy el mismo esplendor que tenía hace cuatro siglos gracias al trabajo de la empresa UTE Trigemer-Rehabilitor, supervisado por los arquitectos y redactores del plan director de la seo, Sebastián Araujo y Jaime Nadal. En total el Ministerio de la Vivienda ha invertido tres millones de euros en la recuperación y el mantenimiento de la seo placentina.
Se ha trabajado sobre los paramentos interiores, bóvedas, ornamentación, pavimento y estatuaria. Así a primera vista destacan sobre todo los dorados combinados con un fondo azul de los nervios de las bóvedas y baquetones, claves y arcos. También de la tribuna del órgano, la portada de la Sacristía, del sepulcro del Obispo Ponce de León y escudos y medallones entre otros elementos singulares. Además se ha dejado al descubierto en la pared que cierra el coro los arranques de los arcos de la Catedral Vieja percibiéndose así cómo se iba construyendo la Catedral Nueva.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).