Mons. José Sánchez manifiesta la necesidad urgente de poner en marcha un gran comedor social en Guadalajara

comedorsocial
«Comedor social. Urgente llamada»
Falta sólo un mes para el comienzo del Adviento y menos de dos para la Navidad. Además de preocuparnos de preparar bien la celebración del Adviento y de la alegre fiesta de Navidad en todo lo que nos afecta personalmente, tanto en el orden espiritual como material, en el personal como en el familiar, hemos de incluir entre nuestras preocupaciones la de que todas las personas sin techo, sin hogar, sin familia o sin recursos puedan vivir el auténtico Adviento cristiano de la esperanza y celebrar con alegría fundada la fiesta del Nacimiento del Salvador.
Hace ya varios meses que, ante la creciente demanda de personas necesitadas de que se les garantizase al menos una comida caliente al día, nos propusimos ampliar las instalaciones y los servicio de comedor en Guadalajara, al resultar insuficientes los actuales, ubicados en la «Casa de Betania». Para su construcción, hemos contado con parte de los recursos provenientes de la venta de las fincas de la «Herencia Guitián», con recursos propios de la diócesis y de otros organismos diocesanos. Para el posterior funcionamiento, hemos recibido también subvenciones de algunas Cajas de Ahorros y de otros organismos y limosnas de particulares.
Con este fin, iniciamos las obras de adaptación de la planta baja del nuevo edificio, aún en construcción, en la Avenida de Venezuela, junto a la «Casa de Nazaret». Comenzamos las obras, con intención de terminarlas en breve plazo. Pero contratiempos imprevistos, a los que no es ajena la crisis económica, nos han obligado a parar la obra a la espera de que aparezcan nuevamente los recursos necesarios.
En este momento, estamos decididos a entrar en deuda – aproximadamente 300.000 € – para terminar cuanto antes la necesaria y urgente obra y así poder ofrecer el servicio en Navidad. Es nuestro deseo.
Todo ello quiere decir que necesitamos de la colaboración y de la solidaridad de quienes podemos prescindir, en mayor o menos cuantía, de una parte de nuestros recursos, o privarnos de algo superfluo, o incluso más o menos necesario, para que, cuanto antes, también nuestros hermanos más necesitados puedan recibir el modesto servicio de una comida caliente al día, fruto de nuestra solidaridad y de nuestro amor fraterno.
En las Cajas de Ahorros y en otras entidades bancarias contamos con números de cuenta de Caritas, donde podemos efectuar el ingreso de nuestra ayuda solidaria. Estoy seguro de que también en las parroquias podrán orientar.
Sé que, al acercarse la Navidad, son muchas las personas e instituciones benéficas o solidarias que llaman a nuestra puerta. No olvidemos que también en nuestra provincia y en su capital, tal vez en nuestro propio barrio, entre nuestros vecinos o en nuestra propia familia, hay personas que esperan de nuestra solidaridad poder sentarse también a una mesa y compartir una comida. El Señor nos lo recompensará con creces en nombre de sus hermanos, que son también los nuestros.
Os saluda y bendice,

+José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).