El cardenal Sancha, beatificado hoy en Toledo

sancha
Todo está ya preparado en la Archidiócesis Primada para la beatificación del cardenal arzobispo de Toledo Ciriaco María Sancha y Hervás, que será proclamado «servidor de la unidad de la Iglesia» este domingo, 18 de octubre de 2009, jornada en que la Iglesia celebra el Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND).
La celebración, que se prevé multitudinaria, dará comienzo a las diez de la mañana y congregará a varios miles de fieles, muchos de los cuales procederán de las distintas diócesis españolas vinculadas a la vida y ministerio pastoral del prelado: Burgos, Osma-Soria, Ávila, Valencia, Alcalá de Henares, Getafe, Madrid…
Igualmente, se espera a varios centenares de peregrinos de Hispano América, especialmente de República Dominicana, el país en el que Sancha realizó una de sus primeras fundaciones. Les acompañará un centenar de religiosas del Instituto por él fundado, las Hijas de la Caridad del Cardenal Sancha.

La jornada de la beatificación comenzará con el pasacalles que ofrecerá la Corporación Musical Primitiva de Alcoi (Alicante), en “señal de reconocimiento de la amistad y simpatía hacia ellos del Cardenal Sancha”, ya que esta Corporación ofreció un concierto al Cardenal en el Arzobispado de Valencia, el 30 de julio de 1893. La Primitiva ofrecerá, además, un concierto en el Festival de Acogida a los peregrinos que tendrá lugar el día 17, a las 18:00 h., en el salón de actos del Colegio de las Carmelitas de la Caridad, de Toledo.

La santa misa será presidida por el Prefecto de la Congregación para las causas de los Santos, monseñor Angelo Amato. Concelebrará el actual prelado toledano, don Braulio Rodríguez Plaza, y otros cuatro cardenales españoles: don Francisco Álvarez Martínez, arzobispo emérito de Toledo, don Antonio Cañizares Llovera, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, don Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, y don Agustín García Gasco, arzobispo emérito de Valencia.

Concelebrará también el Cardenal Primado de América, monseñor Nicolás de Jesús López Rodríguez, arzobispo de Santo Domingo (República Dominicana), quien presidirá, el día 19, la Santa Misa de acción de gracias en la iglesia de Guadalupe (Cáceres). La nómina de los concelebrantes queda completada con la presencia de cuarenta obispos españoles y varios centenares de presbíteros, tanto de Toledo como de otras diócesis españolas.

Hasta el momento, han confirmado su asistencia algunas autoridades civiles, entre ellas el Presidente del Congreso, don José Bono Martínez, el Director General de Relaciones con las Confesiones, don José María Contreras Mazarío, el presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, don José María Barreda, y el Alcalde de Toledo, don Emiliano García Page.

La celebración eucarística, en la que se llevará a cabo el rito de beatificación, tendrá como escenario privilegiado el crucero del templo primado, tal y como se suele hacer en las concelebraciones en las que se espera la asistencia de gran cantidad de fieles. Además, fieles a la centenaria costumbre vaticana, tras la proclamación del nuevo beato se descolgará un gran lienzo con una pintura realizada para la ocasión por la pintora cordobesa María José Ruiz, autora también del retrato oficial del mismo cardenal realizado con motivo de la apertura del centenario de su muerte, el pasado 22 de febrero.

En la celebración se estrenará, además, la polifonía de la Santa Misa que ha compuesto el Maestro de Capilla de la S. I. Catedral Primada, don Jaime León Gómez, que será interpretada por la Schola cantorum del Seminario Mayor, los Seises del Colegio de Nuestra Señora de los Infantes, la Coral Silíceo y la Orquesta Sinfónica de Toledo.

Las reliquias del nuevo beato

Tras la beatificación las reliquias del nuevo beato serán depositadas en una urna de plata que el Cabildo ha financiado y que se colocará bajo el altar de la capilla de San Pedro del templo primado. Fue voluntad del Cardenal Sancha que se le enterrase en la nave de la catedral frente a la puerta de acceso a la citada capilla, como signo de su filial adhesión al sucesor de Pedro. La sepultura se cubrió con una lápida de bronce en la que se recordaba que “vivió pobre y murió paupérrimo”. Sobre ella nunca han faltado las flores que toledanos anónimos han depositado permanentemente. Ahora, una vez exhumados sus restos, las veneradas reliquias se depositarán en la citada capilla, cumpliendo así el deseo de quien este domingo será declarado beato.

En el contexto del Centenario

El Santo Padre Benedicto XVI autorizó la firma del decreto que reconoce el milagro atribuido a Ciriaco María Sancha y Hervás el pasado 17 de febrero. Con tal motivo, la archidiócesis de Toledo y toda la Iglesia española dio comienzo a la conmemoración, pocos días después, del primer centenario de su muerte.

Para la archidiócesis toledana representa una satisfacción muy honda la beatificación de otro de sus pastores. Una circunstancia que no se repetía desde tiempos visigodos. Pero para toda la Iglesia en España significa el reconocimiento eclesial de un pastor ejemplar, fundador del movimiento católico. Y una oportunidad para actualizar el don de la comunión eclesial, por la que tanto trabajó el Cardenal.

Son muchas las facetas que pueden destacarse en el próximo beato. Hombre dotado de una gran preparación intelectual, aparte de dominar varias lenguas modernas, poseía una gran formación en doctrina social. Era característico su porte modesto y sencillo, su dulzura y amor a los más desfavorecidos y su capacidad para dar respuesta prudente a cada uno de los problemas. Destacó por su fidelidad a la Santa Sede y por su profundidad interior… Todo esto y mucho más hace de él una figura del todo atrayente, muy actual y necesaria para la Iglesia y sociedad española de nuestro tiempo.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).