El Sínodo de obispos denuncias las injusticias que azotan al continente africano

El Sínodo sobre África ha llegado a su ecuador, y hasta el momento las palabras que se han pronunciado más veces son paz, Cristo, justicia e infancia.

Los 244 participantes están llevando a Roma los problemas y sufrimientos del continente. Y piden a Roma que les ayude a eliminar estas injusticias.

Cardenal Wilfrid Napier
Arzobispo de Durban, Sudáfrica
Los documentos papales nos recuerdan que hay que llevar justicia al mundo. Por eso es natural que se hable de justicia y de cómo la Iglesia asegura que se respete, o al menos que se sepa qué es justo y qué no lo es, para que los gobiernos puedan llevar la justicia a sus países.

Se trata de plagas como el tráfico de armas, los niños soldado o el asesinato de grupos étnicos.

Uno de los obispos participantes, procedente de Nigeria, denunció el aumento de la superstición, que a menudo provoca asesinatos y vejaciones. Las víctimas más habituales son los niños albinos, que a menudo son asesinados o abandonados, y mujeres acusadas de brujería.

Un obispo del Congo pidió que se promueva la dignidad de la mujer y denunció que en su país continúan cometiéndose violaciones masivas.

Pero también están denunciando problemas internos de la Iglesia. Un obispo de Kenya lamentó que las instituciones católicas paguen a sus empleados menos de lo que se paga en instituciones no religiosas.

Mons. Buti Thlagale
Arzobispo de Johannesburgo, Sudáfrica
Espero que luego llevemos de vuelta a África todas las ideas que están apareciendo en el Sínodo, para que lleguen a todas las regiones del continente. Así, podremos aplicar todos juntos las soluciones.

Pero además, el sínodo ha contado con dos participantes externos. El primero fue Rodolphe Adada, experto en la guerra del Darfur como ex-representante de la Misión de la ONU y de la Unión Africana.

Explicó que tras 20 años de guerra civil en Sudán entre el sur cristiano y el norte musulmán, la situación parece tranquilizarse, pero siguen cometiéndose injusticias. Por eso, pidió al mundo que siga trabajando hasta llevar una paz estable a la región.

El otro participante externo fue Jacques Diouf, Director General de la FAO, el organismo de la ONU para la agricultura y la alimentación. Diouf, de religión musulmana, agradeció al Papa la lucha de la Iglesia contra el hambre.

Dijo que en su opinión, tanto el Cristianismo como el Islam promueven la racionalización de los recursos y el respeto de las personas para acabar con las injusticias. Y pidió más ética en la Economía para reducir el hambre.

Poco después de su intervención, el Vaticano anunció que el Papa visitará la sede central de la FAO, en Roma, a mediados de noviembre para participar en la Cumbre de Jefes de Estado sobre Seguridad Alimentaria.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).