En su visita al Niño Jesús de Praga, Benedicto XVI recuerda a los menores, víctimas de la violencia

niñopraga
Benedicto XVI ha encomendado a todas las familias y a todos los niños del mundo en su visita ayer al Niño Jesús de Praga, alentando a contemplar la ternura y la belleza de la infancia, que nos hace percibir la cercanía del amor de Dios, recordando a los menores víctimas de todo tipo de violencia y con el anhelo de que se respete a los niños que son el futuro y la esperanza de la humanidad, según ha informado Radio Vaticano.
Tal como él mismo había deseado, la primera visita en la capital checa del Santo Padre ha sido la iglesia de Santa María de la Victoria, donde se venera la imagen del Niño Jesús, conocida en todo el mundo como el ‘Niño de Praga’.
El Papa ha sido acogido con gran alegría por numerosas familias con sus niños. Y en su saludo, Benedicto XVI ha señalado la importancia precisamente de la familia para la sociedad humana en la República Checa y en todo el mundo. Destacando que la imagen del Niño Jesús hace pensar enseguida en el misterio de la Encarnación, en el Dios Omnipotente que se hizo hombre y vivió durante 30 años en la humilde familia de Nazaret, encomendado por la Providencia a la amorosa y atenta custodia de María y de José, el Papa ha invitado a rezar por las familias del todo el mundo. Éstas han sido sus palabras:
«El pensamiento va a vuestras familias a y todas las familias del mundo, a sus alegría y sus dificultades. A la reflexión unamos la oración invocando del Niño Jesús el don de la unidad y de la concordia para todas las familias. Pesemos especialmente en las familias jóvenes, que deben cumplir tantos esfuerzos para dar a los hijos seguridad y un porvenir digno. Oremos por las familias en dificultad, probadas por la enfermedad y el dolor, por aquellas en crisis, desunidas o laceradas por la discordia y la infidelidad. Todas las encomendamos al Santo Niño de Praga, sabiendo cuán importante es su estabilidad y su concordia para el verdadero progreso de la sociedad y para el futuro de la humanidad».
Benedicto XVI ha hecho hincapié en que del Niño Jesús mana el amor de Dios hacia todos los hombres sin distinción, por lo que cada ser humano es nuestro hermano y como tal lo debemos acoger y respetar:
«¡Pueda nuestra sociedad comprender esta realidad! Cada persona humana sería así valorizada no por lo que posee, sino por lo que es. Pues en el rostro de todo ser humano, sin distinción de raza y cultura, brilla la imagen de Dios. Ello vale sobre todo para los niños».
Precisamente «en el Santo Niño de Praga contemplamos la belleza de la infancia y la predilección que Jesús manifestó siempre hacia los pequeños», ha recordado el Papa, refiriéndose luego con tristeza a los que sufren violencias y exhortando al respeto de los niños:
«¡Cuántos niños, sin embargo, no son amados, ni acogidos, ni respetados! ¡Cuántos son víctimas de la violencia y de toda forma de explotación de parte de personas sin escrúpulos! Que se pueda reservar a los menores aquel respeto y aquella atención debida: los niños son el futuro y la esperanza de la humanidad».
Al concluir su saludo, Benedicto XVI se ha querido dirigir, con especial cariño a los numerosos niños presentes y a sus familias. A los predilectos del corazón del Niño Dios, invitándolos a ser verdaderos amigos y testimonios de Jesús, confiando siempre en Él.

Éste encuentro había comenzado con la Oración de Benedicto XVI al Niño Jesús de Praga:

Oración de Benedicto XVI al Niño Jesús de Praga

«Señor Jesús, te vemos niño y creemos que eres el Hijo de Dios, hecho hombre por obra del Espíritu Santo en el vientre de la Virgen María.
Como en Belén, también nosotros con María, José, los Ángeles y los pastores te adoramos y te reconocemos nuestro único Salvador.
Te hiciste pobre para hacernos ricos con tu pobreza:
Concédenos que nunca olvidemos a los pobres y a todos aquellos que sufren.
Protege nuestras familias.
Bendice a todos los niños del mundo, haz que reine siempre entre nosotros el amor que Tú nos has brindado y que hace la vida más feliz.
Dona a todos, oh Jesús, reconocer la verdad de tu Natividad para que todos sepan que has venido a traer a la entera familia humana la luz, la alegría y la paz.
Tú eres Dios y vives y reinas con Dios Padre, en la unidad del Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos. Amén»

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).