Alfredo Dagnino afirma en el Congreso de Juristas Católicos que «es ilegítimo e injusto» considerar el aborto como un derecho

alfredo dagnino
El presidente de la Asociación Católica de Propagandistas (AcdP) y de la Fundación San Pablo CEU, Alfredo Dagnino, afirmó ayer considerar el aborto como un derecho «es ilegítimo e injusto», según informa Europa Press.
Durante el I Congreso de Juristas Católicos, que se celebra desde ayer en la Universidad CEU San Pablo bajo el lema ‘Derecho y Moral’, recalcó que el respeto a la vida humana no depende del derecho positivo, sino del natural. «Y el aborto cercena la vida», añadió.
En este sentido, defendió que los fundamentos morales y prepolíticos trascienden a las reglas jurídicas y mayorías, al tiempo que lamentó que actualmente «no hay seguridades jurídicas que eviten las transgresiones del poder político».
Por otra parte, Dagnino animó a los católicos a participar en la vida pública, ya que, en su opinión, «prescindir de Dios hipoteca el futuro de la cultura y la sociedad». «El catolicismo no puede ser relegado a las sacristías», dijo.
Por ello, apostó por «recomponer y articular» el catolicismo español y por «propugnar la coherencia de fe y vida». Así, instó a los juristas católicos a promover la unidad de acción, siempres en «comunión y unidad».
Por su parte, el director del Servicio Jurídico Civil de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Silverio Nieto, señaló que sin la herencia cultural cristiana «no es concebible la evolución de la dignidad humana». Además, lamentó que en las sociedades modernas exista «un olvido de Dios», que, según dijo, «minusvalora la dignidad del hombre».
Nieto reiteró la importancia de los derechos naturales e innatos y añadió que «son anteriores y superiores al orden político». «Los políticos deben someterse al orden moral de los derechos humanos», concluyó.

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).