Mons. José Sánchez explica el sentido de las indulgencias en el Año Sacerdotal

sanchez_gonzalez1
Indulgencias en el Año Santo Sacerdotal
Como ya sabéis, con ocasión de la celebración del 150º Aniversario de la muerte del Santo Cura de Ars, el Papa ha establecido desde el pasado 19 de junio, Solemnidad del Sagrado Corazón, hasta la celebración de la misma fiesta del año 2010, un Año Santo Sacerdotal. Pretende con ello fomentar la santidad de los sacerdotes, fieles a Cristo como Cristo es fiel, y que todo el pueblo cristiano crezca en el aprecio y estima del don del sacerdocio y se preocupe efectivamente por el fomento, el cuidado y el acompañamiento espiritual de las vocaciones sacerdotales.
Para animarnos en esta noble tarea, la Iglesia enriquece las prácticas de piedad que hagamos con este fin de la santificación de los sacerdotes con una serie de indulgencias, que consisten en la remisión de la pena temporal, consecuencia de nuestros pecados.
Próximamente publicaremos, más en detalle lo establecido por la Iglesia en general y para nuestra diócesis en lo que se refiere a actos, tiempos y lugares. Vaya por delante mi cordial invitación a todos los diocesanos. – sacerdotes, personas consagradas y fieles cristianos laicos – a que pongan durante este Año Santo Sacerdotal un especial empeño en orar por los sacerdotes, ofrecer por ellos la Eucaristía y ejercitarse en las prácticas de piedad habituales y en toda obra buena. Todo ello con la intención de hacer llegar a los sacerdotes el favor y la gracia del Señor.
Condición para recibir el don de la indulgencia es, como siempre, confesar y comulgar dentro de un plazo razonable y orar por las intenciones del Papa.
La celebración de la Eucaristía y la oración de Laudes o de Vísperas por parte de los sacerdotes con el fin de su propia santificación está enriquecida con indulgencia plenaria siempre y en cualquier lugar. La participación por parte de los demás fieles cristianos en la Eucaristía, con la misma intención, tiene también indulgencia plenaria en los días señalados. También se les concede indulgencia plenaria a las personas ancianas, enfermas e impedidas, que, no pudiendo salir de casa, ofrecen oraciones y su enfermedad y las molestias de su vida por la santificación de los sacerdotes y tienen la intención de cumplir con las condiciones exigidas de Confesión, Comunión y oración por las intenciones del Romano Pontífice.
Los días especialmente señalados, a los que nos referimos, son: El del comienzo y de la clausura del Año Santo Sacerdotal, la fiesta de San Juan María Vianney, el Santo Cura de Ars, el Jueves Santo, la Fiesta de San Juan de Ávila, la fiesta de Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote.
Siempre que se ore por la santificación de los sacerdotes, con las debidas condiciones se obtiene indulgencia parcial.
Las indulgencias se pueden aplicar también por sacerdotes difuntos.
Vemos que no se trata de un año de especiales acontecimientos, sino de mucha oración y de vida espiritual, que redunden en una mayor santidad y fidelidad de los sacerdotes y en el aumento de vocaciones.

+ José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).