8 de septiembre: España, tierra de María

virgenguadalupe

Por José María Gil Tamayo /

Hoy celebra la Iglesia la fiesta litúrgica de la Natividad o nacimiento de la Virgen María y al igual que ocurriera con la solemnidad de la Asunción de Nuestra Señora el día 15 de agosto, son numerosos también los las regiones, pueblos y ciudades españolas que celebran el patronazgo de la Virgen María en distintas advocaciones marianas. Citaré sólo algunas:
EXTREMADURA: Nuestra Señora de Guadalupe; ASTURIAS: Nuestra Señora de Covadonga; ALBACETE: Nuestra Señora de los Llanos; CANARIAS: Nuestra Señora del Pino; CIUDAD RODRIGO: Ntra. Sra. de la Peña; MAHÓN: Nuestra Señora de Gracia; HUELVA: Nuestra Señora de la Cinta. MÁLAGA y TRUJILLO: Nuestra Señora de la Victoria. SALAMANCA: Santa María de la Vega; VALLADOLID: Nuestra Señora de San Lorenzo; URGEL: Nuestra Señora de Nuria; SAN SEBASTIÁN: Nuestra Señora del Coro y TALAVERA DE LA REINA: La Virgen del Prado.
He querido hacer, como botón de muestra, este recuento, incluso con la certeza de haber dejado fuera otras más importantes y próximas advocaciones para muchos de ustedes, a fin de destacar no sólo la importancia de la devoción a la Virgen en los hombres y mujeres de nuestro pueblo, al que el inolvidable Papa Juan llamaba: “España, tierra de María”, sino también para mostrar que en lo más profundo de nuestras raíces culturales están estas señas de identidad marianas, nacidas como expresión de la fe católica.
Destaco esto porque, con frecuencia, se suele dar cuenta en los medios de expresiones festivas, de manifestaciones artísticas e incluso de la labor de los misioneros en los países de Tercer Mundo y se silencia su motivación religiosa por lo que todo aquello se hace y se aducen, en una especie de circunloquio ideológico, otras secundarias cuando no extrañas explicaciones de índole estético o incluso esotérico, para evitar decir sencillamente que el amor y la fe en Dios está detrás de todas esas acciones benéficas, culturales o festivas.
Además de faltar a la verdad, con está marginación de los religioso se está cometiendo una injusticia con el público, al que los medios está obligados a servir, ya que si es la vida de la gente la que se ha de reflejar con la comunicación social, de ella forma parte su fe religiosa, que no sólo se muestra en la interioridad de la conciencia del personal o de puertas a dentro de sus casas, sino también en la manera de entender, por ejemplo, la familia, el amor, la muerte, el trabajo, las relaciones sociales, la diversión y las fiestas: la vida, en definitiva, que en el ser humano es privada y pública a la vez.
Silenciar o minusvalorar el componente religioso de la vida personal o de la vida social, es renunciar al conocimiento completo de la propia identidad, historia y tradición, condición necesaria para la respetuosa convivencia con quienes no piensan o no creen como nosotros, que tan necesaria es para todos los que queremos una sociedad democrática, abierta y plural.
Formando parte de ella se sentirán tantos y tantos ciudadanos que hoy, en este 8 de septiembre, a la par que muestran, sin complejos y de manera festiva, su devoción a la Virgen María, se saben también ciudadanos de pleno derecho y obligaciones de un pueblo que viene de lejos y que entre todos queremos seguir construyendo.
¡Qué Santa María de Guadalupe, de Covadonga, de los Llanos, del Pino, de la Vega, de la Peña, de Gracia, de la Cinta, de San Lorenzo, de Nuria, del Coro, de la Victoria…, nos ayude y proteja!

Agencia SIC
Acerca de Agencia SIC 40702 Articles
SIC (Servicio de Información de la Iglesia Católica), es una agencia de noticias y colaboraciones referidas a la Iglesia en España, creada en noviembre de 1991 por el Episcopado español y dependiente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS).